Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benidorm pasa de lo ‘kitsch’ a lo ‘indie’ con el arranque del Low

Massive Attack, Kaiser Cheifs y Vetusta Morla encabezan un festival con más de 100 bandas

Asistentes al Low Festival de Benidorm de 2013
Asistentes al Low Festival de Benidorm de 2013

Benidorm comienza este viernes su fin de semana más alternativo con la apertura de puertas del Low Festival. Más de 70.000 amantes de la música indie invadirán la ciudad que, orgullosamente, ha hecho del kitsch su santo y seña, un cóctel muy ecléctico junto al Mediterráneo que este año trae la elegancia oscura de Massive Attack o a los juerguistas de Kaiser Chiefs.

Editors, The Horrors, The Hives, Holy Ghost!, Vetusta Morla, Love of Lesbian, Sebastian, Los Campesinos!, Palma Violets, Yuck o Iván Ferreiro… Son otros de los nombres de los más de 100 artistas y bandas que entre este viernes y el próximo domingo, de siete de la tarde a cinco de la madrugada, podrán ser escuchados en los siete escenarios que ha habilitado la organización en la ciudad deportiva Guillermo Amor.

La música comenzará a sonar a las 19.00 y el telón de las últimas actuaciones caerá sobre las cinco de la mañana en esta edición del festival, que deja atrás el nombre de Low Cost para ser solo Low e instala, además, un escenario únicamente para bandas de la Comunidad Valenciana y otro en la playa. Será en la de Levante, donde se celebrarán conciertos entre las 12 y las 16 horas. Los que tengan entrada VIP podrán acceder además a la piscina de la ciudad deportiva.

Documentales y estrellas Michelín

El Low 2014 trae un par de sorpresas: el conocido restaurante de fusión japonesa-mediterránea, Kabuki, que dispone de tres estrellas Michelín, y tendra un punto de venta. Por otro lado, también se habilitará una zona en la que se realizarán proyecciones de documentales de música y los artistas que actuarán además seleccionarán los cinco mejores videoclips del año que también serán proyectados. Será en el área denominada Beefeater In-Edit.

Ciudad y festival forman un pack. Lo kistch y lo indie. El 97% de las 70.000 camas hoteleras de la ciudad de los rascacielos están ocupadas. El Low ha encontrado su sitio en Benidorm y la ciudad su festival. Allí se quedará hasta el 2020.

Aunque suene a broma, el festival de la llamada música independiente viene a sustituir al Festival Internacional de la Canción de Benidorm, que dejó de celebrarse en 2003 y dio a la música nacional artistas como Julio Iglesias, Raphael, el Dúo Dinámico y una ristra de cantantes que llegan hasta los años 80 con Tino Casal o la Década Prodigiosa. Hoy son Triángulo de Amor Bizarro o gente como Sidonie los que hacen suspirar a un público adulto, que además gasta dinero y huye del botellón.

Lo primero: la comodidad del festivalero

“Es una simbiosis perfecta”, dice el director del festival José Patiño, quien trajo el festival desde Alicante ante las facilidades dadas por el consistorio benidormí. La idea es alejarse de la idea de festival batallero de campings. “Nos interesa crear un lugar para que la gente venga a escuchar música de calidad y en condiciones. Siempre trabajamos por el público”, dice el responsable de un festival que ha renunciado a superar la asistencia de público del año anterior, cercana a los 75.000 visitantes.

“No queremos seguir creciendo para mantener la comodidad del que le gusta la música”, una de las condiciones sine qua non del festival desde su segunda edición. Se ha retranqueado escenarios, habilitado más zonas de chill out y explanadas para el descanso, además de ampliado la zona de servicios y baños. Incluso hay un restaurante con estrella Michelín. Y para el año que viene los organizadores piensan en una posible guardería. Los adultos quieren seguir siendo festivaleros.