Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ELA avisa de que el sistema de cursos de Euskadi es el mismo que el andaluz

El sindicato no irá la mesa de diálogo social, que considera "incompatible" con las "políticas neoliberales" del Gobierno vasco

El Secretario General del sindicato ELA, Adolfo Muñoz (izqu.), junto a Janire Landaluze y Mikel Nova en la presentación del informe
El Secretario General del sindicato ELA, Adolfo Muñoz (izqu.), junto a Janire Landaluze y Mikel Nova en la presentación del informe EFE

La formación para el empleo ha abierto este lunes una nueva brecha entre los sindicatos vascos. El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, ha alertado por la mañana sobre las similitudes en el funcionamiento de los cursos vascos con los madrileños y andaluces, ambos investigados por corrupción. Sus palabras no han sentado bien a CCOO que, horas después, pidió a ELA mediante un comunicado que no utilizara “la formación como arma arrojadiza”, sin tener pruebas.

El sindicato nacionalista ha anunciado que ha remitido un documento al Gobierno vasco en el que proponen un “cambio radical” en las políticas de formación, camino a un sistema con “capacidad de decisión” en el que la administración vasca “no se limite a gestionar lo decidido por el Gobierno central”. Ha reconocido, sin embargo, que no tienen “constancia fehaciente” de ningún caso de irregularidad en el País Vasco.

“La formación se ha convertido en fuente de financiación de organizaciones patronales y sindicales”, ha afirmado Muñoz durante la presentación en Bilbao de un informe sobre las condiciones de acceso a un empleo de calidad. “Los mismos que dan el dinero, son los que lo reciben”.

CCOO ha calificado estas palabras de “miserables”, y se ha comparado el discurso con la filosofía de Joseph Goebbels: “Su estrategia es como la del ministro nazi que decía que una mentira contada muchas veces pasa a ser verdad”.

Comisiones ha sido tajante al asegurar que en el País Vasco “no hay fraude”, aunque no sin antes insinuar que las preguntas quizás deberían hacérselas a ELA, que “lleva muchos años gestionando fondos que otorga el Gobierno Vasco para la formación de representantes sindicales”.

Muñoz, por su parte, ha aprovechado la rueda de prensa para confirmar que ELA no acudirá a la mesa de diálogo social del Gobierno vasco, anunciada para después del verano. Ha tachado la propuesta de “incompatible” con “las políticas neoliberales” del Ejecutivo. Pese a no acudir a la cita con los sindicatos, Muñoz se ha mostrado dispuesto a discutir “bilateralmente” la financiación de los cursos de formación. "No puede ser que el Estado en Europa que más gasta en formación para el empleo, tenga la situación de desempleo que tiene", ha apuntado.

La formación se ha convertido en fuente de financiación de organizaciones patronales y sindicales

Adolfo Muñoz, secretario general de ELA

"No tenemos ninguna expectativa que entren a fondo en el debate porque sería tanto como poner en cuestión la mesa de negociación que conformará con Confebask, Comisiones Obreras y UGT", ha señalado, para añadir que el "sindicalismo cautivo" se explica por que los sindicatos han entrado a "hacer cosas que nunca debieran haber hecho".

Muñoz ha defendido que optar en la formación por un modelo de oferta, en vez de demanda, en el que quienes la imparten fijan lo qué dicen que necesitan las empresas, "en vez de venir de las necesidades reales", refleja que el modelo es "completamente ineficaz y un completo fracaso".

Muñoz ha subrayado que la central nunca ha dicho que no quiera diálogo social, sino que con las actuales políticas del Ejecutivo vasco "no hay dialogo social". "Mariano Rajoy está tratando de resucitar el dialogo social con Comisiones Obreras y UGT. En Navarra el dialogo social va bien, nunca se ha suspendido, y el señor Urkullu, como López, quiere tener el apoyo de los sindicatos para aplicar sus políticas. ELA no está dispuesta a hacer eso, no lo ha hecho y no lo va a hacer", ha remarcado.

Ha destacado su propuesta de primar el papel de los centros formativos profesionales e impedir que se asignen los fondos a sindicatos y patronal.