Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arte gallego en venta

A Coruña acoge una muestra de obras en venta de destacados creadores del último siglo

Obra sin título de Urbano Lugrís.
Obra sin título de Urbano Lugrís.

Resulta familiar y próxima la moza de mirada azul y directa que posó a principios del pasado siglovestida con ropaje tradicional para Fernando Álvarez de Sotomayor. Por mucho que el lienzo, de propiedad privada, nunca se expusiera al público. Hasta ahora. El cuadro integra la cuarentena de obras de destacados autores gallegos que se exhiben este verano en A Coruña, en el centro sociocultural de la Fundación Novacaixagalicia. Una exposición sobre cien años de arte gallega que no sólo busca ofrecer al público un recorrido por algunas piezas significativas de la pintura y una decena de escultura de los siglos XIX y XX. Son obras que además están a la venta.

Más de un año le llevó a la galería compostelana José Lorenzo, organizadora del evento, reunir tanta creación de artistas tan significativos y diversos como Luís Seoane, Maside, Laxeiro, Colmeiro, Castelao, Arturo Souto o Molezún. Hay también dos óleos de Díaz Pardo y de Lugrís, uno de Quessada y otro de Granell. Esculturas de Xoán Piñeiro, una bailarina en bronce de Manuel Buciños, tallas de madera de Álvaro de la Vega o piezas en mármol de Xuxo Vázquez también se exponen con vistas a su venta.

Son todas creaciones de grandes coleccionistas que han decidido desprenderse de ellas para renovar o diversificar su selección de obras. Los precios de esta cuarentena de obras oscila entre los 5.000 y 150.000 euros.

Los comisarios de la muestra intentaron configurarla como un breve pero ilustrativo recorrido por un siglo de arte gallego. Empezando por las Celebridades compostelanas de Garabal Louzao, un cuadro de 1858 que, según reseña la galería José Lorenzo, es considerada el inicio de una forma de denuncia social en Galicia. Destacados son los cuatro lienzos de Seoane en el que juega con el cubismo o incide en separar trazo y color. En el terreno más contemporáneo, destaca la composición abstracta de Molezún, de la década de los setenta. La exposición permanecerá abierta hasta el 31 de agosto. Las obras también seguirá hasta entonces en venta.