Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La libertad comercial coloca en apuros a Consell y municipios

Gran Turia pide abrir en domingo y Alfafar se enfrenta a Buch por Ikea

Cientos de personas esperan para inaugurar la tienda de Ikea en Alfafar.
Cientos de personas esperan para inaugurar la tienda de Ikea en Alfafar.

La Generalitat dio luz verde hace año y medio —en enero de 2014— a la libertad de horarios comerciales en Valencia para satisfacer las demandas del turismo. El Ayuntamiento, que llevaba tiempo trabajando en esa dirección, delimitó las cuatro zonas urbanas a las que se extendía la apertura en festivo y desde entonces la práctica totalidad de centros comerciales han abierto en domingo o festivos tan señalados como el 19 de marzo.

Los grandes complejos comerciales esparcidos por el resto del área metropolitana no han gozado de las mismas ventajas. En Alfafar, por ejemplo, se vive estos días, con la apertura del primer centro Ikea en la Comunidad Valenciana, tensiones por la apertura en domingo y festivos. La Generalitat, a través del consejero de Economía, Máximo Buch, se muestra partidaria de que la cadena sueca abra esos días y el alcalde de la localidad, también del PP, se niega para no enfrentarse a los comerciantes del municipio.

Este desencuentro obligará a Economía a imponer su decisión en unas semanas en contra de la opinión del municipio, salvo cambios de última hora.

En Xirivella, el centro comercial Gran Turia, abierto hace 20 años, ha lanzado esta semana un grito de auxilio. “Si no estamos en igualdad de condiciones, se pone en juego el futuro de las 600 personas que trabajamos hoy en Gran Turia", destacaron ayer en un comunicado.

La Asociación de Comerciantes del centro se reunió con los del municipio y las federaciones de vecinos de Xirivella. "En 20 años de vida, nunca hemos solicitado la apertura en domingo. Solo hemos puesto encima de la mesa la petición de igualdad respecto a Valencia, cuando la situación de injusticia generada por distintas administraciones, nos ha obligado a hacerlo", defienden.

Los comerciantes de Gran Turia seguirán reuniéndose con otras asociaciones y colectivos de Xirivella para que no torpedeen la solicitud de apertura en festivo del centro comercial. Las cifras, según la asociación, son alarmantes. En el último año han cerrado 30 comercios y se han perdido 200 puestos de trabajo, con unas pérdidas económicas cercanas a los dos millones de euros. El complejo tiene pendiente una reforma millonaria de la autorización de los festivos.

La Generalitat decidió cuando el Gobierno español sentó las bases para la libertad horaria —articulada en torno a la declaración de zona de interés turístico— que fueran los Ayuntamientos y no la comunidad autónoma quien propusiese las zonas de interés turístico, reservándose en última instancia la comunidad autónoma la autorización.

El pequeño y mediano comercio, que acepta cada año la apertura de nueve o 10 festivos a lo sumo, se opuso a la apertura indiscriminada autorizada a principios de 2013.

La última encuesta de Covaco (Confederación Valenciana del Comercio) revelaron que el 85% de los clientes no ha cambiado sus hábitos y que uno de cada 10 comerciantes constata que la puesta en marcha de la medida no ha sido rentable, solo en algunos casos relacionados con la alimentación.

Las grandes superficies denuncian la discriminación que sufren los complejos que no están dentro de una zona declarada de interés turístico. Con las rebajas de verano recién estrenadas, el conflicto se recrudece.