El BNG denuncia que los candidatos del PP en Santiago renunciaron bajo presión

La oposición pide a la Junta Electoral que rechace a los ediles no electos

Los grupos de la oposición en Santiago han emprendido la batalla legal para intentar anular el nuevo gobierno municipal que prepara Agustín Hernández en Santiago con mayoría de concejales no electos. Socialistas y nacionalistas han presentado alegaciones ante la Junta Electoral por considerar antidemocrático y contrario a la Constitución que siete de los 13 concejales del PP vayan a asumir sus escaños sin haberse presentado a las elecciones. El BNG sostiene además que el PP presionó a personas que sí fueron en su lista a las municipales de 2011 para que presentasen la renuncia y permitir así que Hernández recurriese a otras que no se presentaron a los comicios.

 Los ediles que no han pasado por las urnas están pendientes de que se celebre un pleno para tomar posesión, último trámite antes de que la Corporación designe como alcalde a Hernández, conselleiro de Medio Ambiente hasta la pasada semana y que ocupaba el último lugar en la candidatura del PP en 2011. El BNG, que ya se ha mostrado dispuesto a llegar hasta el Tribunal Constitucional, pide por ahora a la Junta Electoral Central que no permita tomar posesión a los concejales no electos, ya que su designación se realizó siguiendo “parámetros de absoluta discrecionalidad”. Los nacionalistas denuncian que la dirección del PP “instó a la renuncia de unos candidatos para poder designar a otros totalmente diferentes a los incluidos” en la lista que concurrió a las elecciones.

El escrito de alegaciones del BNG, al que ha tenido acceso Europa Press, sostiene que esas renuncias fueron “forzadas" por el PP una vez que se “decidió poner un nuevo candidato a la alcaldía” y recuerda que algunos de esos miembros de la lista electoral habían anunciado la intención de asumir sus actas de concejales cuando el aún alcalde, Ángel Currás, diseñaba su equipo y no había presentado la dimisión. Los nacionalistas esgrimen como prueba recortes de prensa, entre ellos una entrevista a Hernández en la que este destacaba la “generosidad” de los integrantes de la candidatura que renunciaron.

“Esas manifestaciones apenas dan lugar a interpretaciones, es voluntad del PP y de su candidato, quien confecciona la lista de concejales a designar, instando a las restantes personas de su candidatura a que, con su generosidad, renuncien a ocupar su puesto para poder confeccionar un grupo político municipal a medida del nuevo alcalde, al margen de la propuesta presentada en el proceso de elecciones locales de 2011”, concluye el escrito del BNG, que considera todo el proceso “manifiestamente ilegal”.

Los socialistas también han presentado alegaciones por entender que el futuro gobierno de Santiago es “antidemocrático y contrario a la Constitución” y se basa en “una aplicación expansiva y descontextualizada” de la ley en lo que se refiere a la designación de concejales no electos.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50