Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vargas Llosa lamenta la fugaz vida de la Constitución de 1812

El escritor peruano, que recibe el premio Libertad Cortes de Cádiz, recuerda el tiempo en que españoles y americanos trabajaron juntos

Mario Vargas Llosa y Teófila Martínez, este lunes en Cádiz. Ampliar foto
Mario Vargas Llosa y Teófila Martínez, este lunes en Cádiz.

“Si la Constitución de Cádiz hubiera estado en vigor por más tiempo, la historia de España e Hispanoamérica habría sido otra”. Lo dice un premio Nobel que puede presumir de doble nacionalidad, peruana y española, pero que insiste en la idea de que fue precisamente en 1812, con la proclamación de la primera Carta Magna liberal, cuando “más estrechamente trabajaron” los habitantes de ambos continentes. Entonces, Cádiz hizo de enlace y, ahora, vuelve a hacerlo con la concesión, este lunes, del premio iberoamericano Libertad Cortes de Cádiz al escritor Mario Vargas Llosa (Arequipa, Perú, 1936).

Un reconocimiento más para un autor que ya ha sido galardonado con el Miguel de Cervantes o el Príncipe de Asturias de las Letras, entre otros muchos, pero que tuvo un agradecimiento especial para este galardón: “Un premio que lleva en su nombre la palabra libertad debe estar asociado a las Cortes de Cádiz. Allí estuvo el referente de todo lo que, después de la Constitución, significó progreso y justicia”, aseguró el autor de La ciudad y los perros.

El jurado ha tenido en cuenta en la concesión de este premio la “acendrada defensa de la libertad tanto en la prensa como en la política y su afán por mantener, a través de la literatura, la perfección de la lengua castellana”. Es decir, que Vargas Llosa ha recibido el premio Libertad Cortes de Cádiz por su doble vertiente literaria y política. Y de las dos dio muestras en su visita gaditana.

El Vargas Llosa más poético se dedicó a piropear la ciudad, “la más iberoamericana de España y de Europa”. “Paseando por Cádiz da la impresión de estar en alguna ciudad del Caribe, en Santo Domingo, en Cartagena de Indias… No sólo por su luminosidad, por sus fuertes casi idénticos a los de las antiguas ciudades coloniales. Sino también por cierto aire alegre, marinero, una vocación innata a expandirse, a salir de sí mismos e ir al encuentro de otros mundos”.

El analista político tuvo palabras para la crisis: “No está por delante, sino por detrás”. Vargas Llosa se mostró optimista, e incluso vaticinó una recuperación más rápida de la que pronostican los economistas “poniendo el hombro y manteniendo el optimismo”. Para el autor peruano el fallo de Europa y Estados Unidos ha estado en que han llevado a cabo “medidas contrarias a lo que aconsejaban”, mientras los países de América Latina han “ejecutado estos consejos”. Y también se refirió Vargas Llosa a la despedida del Rey, de cuya abdicación ha dicho que se trata de “un gesto generoso y oportuno”.

Precisamente el Juan Carlos I recibió este mismo galardón en el año 2012. Anteriormente merecieron el premio Libertad, otorgado por el Ayuntamiento de Cádiz que preside Teófila Martínez, el que fuera presidente de Colombia, Álvaro Uribe; el expresidente español Adolfo Suárez; el expresidente de Brasil, Lula da Silva; y en 2013 el presidente de la República de Uruguay, José Mujica.