Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras reitera su disposición a gobernar con Mas

El líder de ERC condiciona su apoyo a que culmine el proceso secesionista

Artur Mas y Oriol Junqueras, en septiembre de 2013
Artur Mas y Oriol Junqueras, en septiembre de 2013

Oriol Junqueras es formalmente el líder de la oposición política catalana, pero el partido que preside, Esquerra Republicana, es el socio parlamentario de Artur Mas. Los nacionalistas le vienen reclamando de manera genérica desde hace tiempo que se moje más y sufra el desgaste del gobierno, pero el líder republicano siempre ha ido esquivando la cuestión o ha respondido que está dispuesto a pagar ese peaje si la meta es la independencia.

En una entrevista a la agencia ACN, Junqueras ha insistido este sábado en esa idea y dijo estar “absolutamente dispuesto” a entrar en el Gobierno de Mas si eso contribuye a “culminar el proceso”. Pero dejó claro que solo daría ese paso si existe con CiU un acuerdo sobre “todos” los temas. Es decir, exigió a los nacionalistas que renuncien a buscar socios alternativos para sacar adelante algún proyecto, como el macrocomplejo turístico Barcelona World que se construirá en Tarragona y que fue apoyado por el PSC, o la externalización del departamento comercial de TV3. “Si estás en un gobierno, quiere decir que estás de acuerdo en todo y que cuando tu socio te dice que no lo ve claro no te vas a pactar con otros”, dijo Junqueras, quien cree que “no se puede ir a buscar socios alternativos cada vez que te conviene”.

La oferta de CiU a Esquerra ha sido más un canto de sirena que otra cosa, especialmente porque ese escenario irrita al líder de Unió Democràtica, Josep Antoni Duran, socio de la federación. Pese a su disposición, Junqueras aclaró que no ha habido oferta formal. “A mí no me han dicho nunca de qué manera deberíamos hacerlo ni de qué áreas concretas nos podríamos ocupar”, aseguró.

El líder independentista se mostró convencido de que, más allá de si ERC entra o no en el Gobierno catalán, lo que realmente interesa es que “todo el mundo cumpla sus compromisos” para celebrar la consulta soberanista del 9 de noviembre. De la manera en cómo gestione CiU esa cita dependerá la predisposición de Esquerra a volver a apoyar los Presupuestos de la Generalitat para 2015 que ya ha empezado a planificar Mas.

“No participaremos en la elaboración de un presupuesto que no comporte simultáneamente la garantía de que estamos haciendo todo lo necesario para llevar el país hacia la independencia”, dijo Junqueras. “O hay un camino muy claro, muy comprometido y se cumplen los pactos, o nosotros no participaremos de una gestión que sería imposible”, añadió.

La previsible suspensión de la consulta secesionista por parte del Tribunal Constitucional colocará a Mas en la disyuntiva de seguir adelante con su promesa de cualquier manera o renunciar a ella. Eso comportará probablemente un escenario de presión de los sectores independentistas sobre el presidente de la Generalitat, que podrían abocarle a la convocatoria anticipada de elecciones. De carácter plebiscitario, reclamaría Esquerra.