Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayoría de los críticos del PSC descarta la escisión para crear otro partido

La asamblea del 4 de julio se aplaza hasta después del congreso de los socialistas catalanes

Dani Font, el primero por la izquierda, junto a otros críticos y el alcalde de Lleida, Àngel Ros, en el centro.
Dani Font, el primero por la izquierda, junto a otros críticos y el alcalde de Lleida, Àngel Ros, en el centro.

La mayoría del sector catalanista del PSC no se escindirá del partido y está por tender la mano a la dirección que se elegirá dentro de un mes. El gesto que avala ese deseo es que la asamblea general que habían de celebrar esos colectivos el 4 de julio se aplaza hasta el 25 de ese mes. Para entonces ya se conocerá quién será el líder del socialismo catalán que sustituirá a Pere Navarro, pues los militantes del PSC lo elegirán el 13 de julio, cuando voten también al secretario general del PSOE.

Para el 25 de julio, además, ya se habrá celebrado el congreso extraordinario del PSC (19 de julio) del que saldrá una nueva dirección, con lo que los colectivos catalanistas tendrán más elementos para el debate en su asamblea. En el orden del día mantienen su deseo de debatir “la constitución de un movimiento político con el fin de reconstruir el espacio socialista”, pero descartan por completo la ruptura con las siglas del PSC y la creación de otro partido.

“No habrá escisión. Lo que queremos hacer es crear un ente político nuevo complementario del PSC, no contra el PSC”, explicó ayer Dani Font, exdiputado en el Parlamento catalán y dirigente del sector catalanista, que agrupa al colectivo Agrupament Socialista y Fòrum Cívic.

Existe un tercer grupo minoritario, Avancem, que sí está por la ruptura, aunque formalmente no la aprobarán hasta que celebren su asamblea general del 28 de junio. Su líder es Joan Ignasi Elena, el diputado autonómico que el pasado miércoles anunció que dejaba el partido y el grupo parlamentario, aunque no aclaró si también haría lo propio con el escaño.

Agrupament Socialista y Fòrum Cívic sí han convocado para el 4 de julio una conferencia territorial municipal para explorar la posibilidad de presentar una marca blanca del PSC o bien una marca complementaria a las elecciones municipales de mayo de 2015. La postura titubeante que han mantenido los socialistas catalanes con el proceso soberanista hasta quedar alineados con PP y Ciutadans ha provocado en el último año y medio la baja de centenares de militantes, concejales, e incluso alcaldes del PSC. Son cuadros que se siguen sintiendo socialistas, pero que no desean volver a presentarse con las siglas del PSC, por lo que ese nuevo movimiento político que impulsan los críticos puede ser un paraguas que los acoja y una garantía para los socialistas catalanes de que en los Ayuntamientos donde no sean capaces de presentar una lista sí habrá quien les pueda representar.

Por otra parte, el portavoz del PSC en el Ayuntamiento de Figueres (Girona), Pere Casellas, presentó ayer formalmente su candidatura a la primera secretaría del PSC. Su nombre se suma al de Miquel Iceta, el concejal de Palafolls (Girona) Josep Rueda y del exsecretario de organización del PSC de Barcelona Albert Aixalà, que aún no ha formalizado su candidatura.

Más información