Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El independentismo intenta un acercamiento al PSC

CiU espera que la dimisión de Navarro acerque al PSC a las formaciones soberanistas

El vacío de poder en el Partit dels Socialistes de Catalunya ha cogido por sorpresa al resto de partidos catalanes, que no se esperaban que Pere Navarro dimitiese precisamente ahora. Lejos de mostrar señales de júbilo, los rivales del PSC han lanzado mensajes de cierta preocupación, aunque por motivos diametralmente opuestos. Mientras que Convergència i Unió confía en que la marcha de Navarro acerque el PSC al bloque de formaciones favorables a la consulta soberanista del 9 de noviembre, el PP catalán le pide exactamente lo contrario. La incógnita radica en hasta qué punto la nueva dirección mantendrá la apuesta por la reforma constitucional en clave federal que Navarro pactó con el todavía secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Lo único que el dirigente catalán dejó claro al anunciar su marcha es que el PSC continuaría fomentando una “tercera vía” entre la independencia y el “inmovilismo” y aseguró que dicha vía, la federal, “es la única posible”. Sin embargo, las distintas familias del partido presionarán en sentidos opuestos. La novedad es que varios dirigentes contrarios inicialmente a tomar partido a favor del soberanismo piden ahora lanzar guiños en este sentido para dejar de perder votos en favor de Esquerra Republicana y de Iniciativa per Catalunya. Por ejemplo, el candidato a la alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni, admitió ayer que no le gustó ver la imagen de Navarro brindando el Día de la Constitución junto a la líder de los populares catalanes, Alicia Sánchez-Camacho, y el de Ciutadans, Albert Rivera. Collboni cree que el PSC debe evitar el “frentismo” que en su opinión desprendía esa fotografía.

Convergència Democràtica ve la oportunidad de recuperar a los socialistas para el frente favorable a la consulta. “Es importante que haya el máximo nivel de consenso y transversalidad. Cuando el PSC ha estado dentro de este consenso, las cosas han ido mejor”, sostuvo ayer Josep Rull, secretario de organización de los nacionalistas.

Una de las primeras pruebas de fuego para el nuevo PSC será la ley de consultas que la Generalitat está preparando para intentar dar un marco legal a la votación del 9 de noviembre. Hasta ahora, el PSC rechazaba esta ley si no se limitaba su uso a asuntos de participación ciudadana.