Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La marcha en el centro de Barcelona por Can Vies se salda con más altercados

La protesta deriva en quemas de contenedores y choques con los Mossos d'Esquadra

En la sexta noche de movilizaciones por el desalojo de Can Vies, en Sants, los defensores del centro social okupado trasladaron el escenario de la protesta al corazón de Barcelona. Miles de personas —3.500 según la Guardia Urbana, 20.000 según los organizadores— recorrieron las calles de la ciudad para reclamar sus derechos sobre la finca de Sants, que durante 17 años han mantenido ocupada para desarrollar actividades sociales. La protesta derivó en incidentes violentos por un grupo de encapuchados: quema de contenedores, choques con la policía y seis detenidos. En un impresionante despliegue policial, los furgones antidisturbios cercaron a los manifestantes en Gran Vía con Rocafort e identificaron a unas 200 personas.

Los mossos detienen a cuatro personas e identifican a unas 200

El momento de máxima tensión se produjo en Las Ramblas cuando la marcha se disgregó y empezaron los altercados. Los mossos quería evitar que la protesta se mezclara con los turistas que estaban en el paseo. Los agentes formaron una línea y advirtieron a los manifestantes: “¡Atención! Les habla la policía. No tienen autorización para subir por la Rambla, han de seguir sentido mar. No se acerquen o utilizaremos el gas”. El choque con la policía provocó escaramuzas y carreras. Un pequeño grupo lanzó botellas y otros objetos contra la línea policial y luego incendió contenedores. Los daños se alojaron especialmente en la Rambla del Raval: ardió un vehículo y otro resultó dañado. Hubo barricadas como la de la calle de Sant Oleguer.

La manifestación, no autorizada, había partido de la plaza de Universitat donde se concentraron a las 18 horas las columnas de manifestantes de diferentes barrios. La marcha desfiló tras una pancarta que rezaba: “Construyamos alternativas, defendamos los barrios”. Durante el recorrido, vigilado por el helicóptero de los mossos, los manifestantes exigieron la dimisión del alcalde Xavier Trias, y del concejal de Sants-Montjuïc, Jordi Martí. Los asistentes, de perfiles variados, exigieron la libertad sin cargos para los 61 detenidos en las jornadas de protestas de los días anteriores.

Un coche ha quemado por accidente tras el incendio de un contenedor. ampliar foto
Un coche ha quemado por accidente tras el incendio de un contenedor.

La marcha caminó por la ronda de Sant Antoni y se detuvo frente a La Carboneria, otro edificio okupa que también fue desalojado por los Mossos. Desde allí, recorrieron la calle de Comte d'Urgell al grito de “anticapitalistas” y llegaron a la de Sant Pau avisando que, “con capucha o sin, Can Vies se defiende”. Ya en La Rambla volvieron los incidentes, que concluyeron con la identificación de 200 personas, entre ellos tres jóvenes turcos, Narin, Feraht y Selahattin, que están haciendo el Erasmus en Hungría, informa Stefania Gozzer. Habían ido al centro al oír unas sirenas que asociaron por error al Primavera Sound. Los altercados se han sucedido todos los días de esta semana salvo el viernes cuando Trias anunció la paralización del derribo.

Por la mañana, 500 personas participaron activamente en la reconstrucción de Can Vies. Los activistas pretenden ahora volver a poner en pie parte de la estructura del edificio, que está muy deteriorado.

Prisión para dos de los detenidos

La jueza del Juzgado de Instrucción 18 de Barcelona ha decretado prisión provisional para uno de los 20 detenidos que han declarado ante ella este sábado por los altercados de esta semana tras el desalojo del edificio 'okupado' de Can Vies, y los otros 19 han quedado en libertad provisional, han informado a Europa Press fuentes judiciales. La prisión provisional --también dictada el viernes para otro de las decenas de detenidos estos días-- es eludible con una fianza de 10.000 euros para un detenido, a quien se imputan delitos de desórdenes, atentado y daños a bienes de dominio público.

A los otros 19 detenidos que han declarado el sábado se les ha puesto en libertad provisional, y a todos menos uno les imputan atentado y desórdenes públicos -no se ha podido concretar la imputación de uno de ellos hasta tener más información-. Los 20 están citados a juicio para "finales de enero" y el fiscal pide penas de hasta cinco años de cárcel. También todos --incluido el encarcelado si paga la fianza para salir-- deben presentarse periódicamente hasta entonces en el juzgado, y, hasta que haya sentencia firme, no pueden participar en manifestaciones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información