Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La jornada continua abre una brecha entre los padres

La falta de normativa, que Educación aplaza por falta de consenso, propicia votaciones inválidas

Concentración de padres y madres de Alicante ante la Consejería de Educación a favor de la jornada continua.
Concentración de padres y madres de Alicante ante la Consejería de Educación a favor de la jornada continua.

A priori, resulta llamativo que los padres puedan manifestarse a favor de la jornada continua en los colegios. Sin embargo, representantes de varias asociaciones de padres (AMPA) se desplazaron ayer en un autobús y varios coches desde Alicante para concentrarse ante la Consejería de Educación en Valencia y exigir a la Administración que se tengan en cuenta sus proyectos de implantación de jornada lectiva intensiva en varios centros. Era la segunda vez en poco tiempo que la directora general de Innovación, Beatriz Gascó recibía a representantes de esta opción. Al preguntar por las razones de tal demanda una madre de San Vicent del Raspeig señalaba, por ejemplo, que “de tres y media a cinco, en general, los niños rinden poco” o que “los papás de los más pequeños se quejan de que si los sacas a la una [primera hora de salida en la actual jornada partida], todavía les quedan muchas pilas”. También el hecho de que en la vecina Castilla-La Mancha y Murcia está vigente esta fórmula. “Que nos dejen probar un año”, pide una madre.

Razones de igual y mayor calado se han esgrimido en contra de la jornada continua; pero en definitiva, el argumento central de su reivindicación son las votaciones que alegan haber realizado en sus respectivos centros y que, afirman, han sido favorables a su implantación. Dado que dichas consultas están hechas al margen de cualquier regulación y no tienen validez oficial, son difíciles de cuantificar. Varias de estas AMPA hicieron llegar cartas a las direcciones de sus propias federaciones, la Gabriel Miró y la Enric Valor, que representan al movimiento asociativo de la escuela pública en Alicante, invitándoles a una reunión este viernes porque estas federaciones “ponen en duda la implementación de la jornada continua en la Comunidad Valenciana” y al objeto de “acercar posturas”.

Desde las organizaciones autonómicas Covapa y Gonzalo Anaya manifiestan su preocupación por la situación de confusión creada ante el modo de plantear la Administración la jornada continua. Desde la primera, reconocen que si alguien quisiera tensionar el movimiento asociativo de padres, una buena forma es poner sobre la mesa el problema de la jornada continua. Desde la segunda, que el proceso debería haberse hecho con mayor claridad, transparencia y publicidad.

El espejo de Albacete

J. M. J.

“Lo más grave es que ha roto el tejido social, enfrentando a padres entre sí y a padres y profesores, con una fuerza tal que la mayoría de las AMPA han desaparecido”. Así se refiere a Ana Romero a la implantación de la jornada continua en la provincia de Albacete, de cuya FAPA fue durante 21 años secretaria técnica. Ahora, 10 años después de la debacle, el movimiento comienza a resurgir, “pero con otras características”. Romero recuerda que por las tardes se llegaron a realizar hasta 500 actividades de formación para padres al año. Ahora, ninguna.

A raíz del cambio horario, añade, “el 50% de los comedores escolares de la provincia están cerrados” y han desaparecido numerosas rutas de transporte. Las zonas rurales han sido las más afectadas.

Tanto en 2013 como en 2014, la consejería ha puesto sobre la mesa sendos borradores de resoluciones sobre la jornada continua que no han llegado al Diari Oficial. Al no haber consenso, se han quedado en un programa experimental limitado que el próximo curso desarrollarán 29 centros, de los que el 65% son de la provincia de Alicante. En 2013 fueron nueve centros. En estos casos las votaciones de las familias si tuvieron validez oficial. Tampoco es ajena a la mayor fuerza de la jornada intensiva en Alicante la campaña del sindicato ANPE a favor, en la que “ANPE pone en contacto a familias que luchan por la Jornada Continua”, como manifiesta en su propia web.

Oficialmente, las dos confederaciones de padres de la pública, y la de la concertada, Concapa, han coincidido en señalar en un comunicado conjunto “el gran calado social del tema”, con numerosos factores en juego, que “ha provocado en algunos casos enfrentamientos entre familias, cuestión que queremos evitar”. Las tres organizaciones pidieron a la consejera que “de proseguir con la implantación de la jornada continuada, vía un futuro decreto o programa experimental”, se regule “al máximo todo el proceso de consulta a las familias para evitar agravios y respetar la decisión de las familias”.