Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación exige la devolución de ayudas para libros que dio hace cuatro años

Espera recaudar 336.000 euros “indebidamente cobrados” por los padres en 2010

Apelando al “uso eficiente” de los recursos públicos, la Consellería de Educación ha comenzado a reclamar a más de 3.000 familias las ayudas que les concedió en el año 2010 para la compra de libros de texto y material didáctico. El departamento que preside Jesús Vázquez asegura que pide la devolución de las cantidades percibidas “incorrectamente” tras cruzar los ingresos que indicaron los beneficiarios en su petición y sus declaraciones de la Renta de 2010. De esta forma, Educación espera ingresar 336.000 euros que ella misma autorizó en su día como subvención aunque precisa que esa cantidad fue cobrada “indebidamente” por los padres. Para explicar por qué ha tardado cuatro años en hacer la comprobación de los datos y por qué concedió las ayudas sin realizar ese trámite, la Consellería cita la ley de subvenciones de Galicia: “Diferencia dos momentos procedimentales: primero el de la concesión de las ayudas y segundo el de control y seguimiento de las mismas y el reintegro total o parcial de los importes percibidos de forma indebida”.

Los 336.000 euros “indebidamente cobrados” que reclama ahora Educación no serán la única devolución que exija a las familias. Hará lo mismo con las ayudas que autorizó hasta 2014 en el caso de las personas que las percibieron “en contra del interés general”. Al mismo sistema someterá, además, las ayudas concedidas al bilingüismo, según ha confirmado a este diario una fuente oficial de la Consellería que asegura que la próxima semana anunciará si mantiene, modifica o suprime el sistema de ayudas en vigor. En este último curso escolar, 2013/2014, Educación recortó en un 15% la subvención, que pasó en un año de 15,1 millones a 12,7.

 La Consellería de Educación suprimió el sistema de préstamo de libros en el curso escolar 2009/2010 “a la vista de la coyuntura económica” y precisó entonces que implantaba las ayudas para las rentas más bajas “en consonancia con la política de austeridad de la Xunta”.

Padres afectados por las reclamaciones iniciadas ahora han asegurado a este periódico que en los centros escolares les informaban al inicio del curso 2010 de que aunque sus ingresos sobrepasaran la cantidad consignada como tope para percibir la ayuda, tenían derecho a pedirla igualmente. “Se sobrentendía que quedábamos en la cola y que lo más probable era que nos la denegaran, pero acabaron dándonosla”, explica una madre que pide el anonimato.

A ella, como a 3.000 padres de familia más en Galicia, la Consellería de Educación le reclama ahora que devuelva los 104 euros del curso 2010/2011 en un plazo de 15 días, aunque le da opción legal de presentar alegaciones “que acrediten la correcta percepción de la ayuda”. “Me parece increíble que hayan querido contentarnos a todos en su día y que ahora, cuatro años más tarde, nos reclamen el dinero que ellos mismos nos dieron alegremente”, protesta la afectada. Como otros padres en su misma situación, entiende que Educación se ha dado cuenta “de que el de las ayudas era un sistema caro para la Administración y como no les ha salido bien nos sangran ahora las familias y nos piden el dinero; acabarán volviendo al sistema anterior, de préstamo, que rechazaron y que por lo que parece era mejor”.

La Consellería explica en un comunicado de prensa que son las familias obligadas a reingresar las ayudas las responsables de la situación que se ha creado dado que “declararon en la solicitud expresamente bajo su responsabilidad que la unidad familiar reunía el requisito de ingresos establecidos en la convocatoria”. Al mismo tiempo, Educación sostiene que asume su responsabilidad al “verificar la coincidencia entre los datos declarados y la información proporcionada por la Agencia Estatal de la Administración Tributaria”. “¡Pero si en 2010 y 2011 en los propios colegios te daban ya el cheque de la ayuda en el momento de cubrir la solicitud y los dos años siguientes, un vale con la cantidad que te correspondía!”, aseguran a este diario algunos de los padres afectados .

En el DOG de 31 de mayo de 2013 el conselleiro de Educación, Jesús Vázquez, firmaba una disposición sobre el procedimiento de concesión de las ayudas en la que constaba que “transcurrido el plazo de tres meses desde el día siguiente al de la presentación de la solicitud sin que el centro ponga a la disposición de la persona solicitante el correspondiente vale, esta podrá entender desestimada su solicitud por silencio administrativo”. El departamento que preside Jesús Vázquez apela a la “transparencia” y al “interés general” para justificar su decisión de reclamar las ayudas “indebidamente cobradas”.

´