Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pasos de Mario Benedetti en Alicante

Una exposición recoge las visitas del escritor uruguayo a la ciudad

La universidad recuerda a su 'honoris causa', con el que estableció una relación de 13 años

Mario Benedetti, recién nombrado Honoris Causa de la Universidad de Alicante, con el antiguo rector Andrés Pedreño en 1997
Mario Benedetti, recién nombrado Honoris Causa de la Universidad de Alicante, con el antiguo rector Andrés Pedreño en 1997

La Universidad de Alicante no quiere olvidar a uno de sus honoris causa más queridos. Con motivo de su muerte hace cinco años, el centro universitario ha recuperado en una exposición inaugurada este viernes el paso de Mario Benedetti por su campus, al que llegó en 1990 para escuchar una tesis doctoral y con el que acabo manteniendo una relación de 13 años que persiste en el recuerdo.

Mario Benedetti y la UA (1990-2003). Defensa de la Alegría es “un recorrido audiovisual, fotográfico y hemerográfico” de las estancias alicantinas del poeta uruguayo que perteneció a una generación de escritores que situó a la poesía en lo cotidiano, al alcance de todos. Hasta el 16 de junio podrá visitarse la exposición en la sala Aifos del campus alicantino, en el Centro de Estudios Iberoamericanos Mario Benedetti.

Desde su llegada en 1990 para escuchar entre el público una tesina sobre sí mismo hasta la inauguración del curso de la Universidad Permanente (para mayores de 50 años) en 2003, Benedetti regresó siempre a la universidad que le rindió el mayor homenaje en 1997 al realizar un congreso internacional sobre su obra y convertirle además en doctor honoris causa. Aquel día, el escritor uruguayo leyó Zapping de siglos, un poema que puede saborearse hoy en la exposición.

La muestra también abre al público la andadura del centro que lleva su nombre tras su muerte. Benedetti legó su biblioteca al Centro de Estudios Iberoamericanos, una colección que escondía tesoros que podrán visitarse en la exposición: "Libros dedicados por él y para él, agendas suyas, fichas que denotan su pulcritud y rigidez en el orden de las cosas, en consonancia a la educación alemana que tuvo. Encontramos anotaciones sobre sus gustos radiofónicos, separadores de hojas y también un manuscrito o borrador de su poema No te salves”, ha comentado Eva Valero, directora del centro Mario Benedetti.

Más información