Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los municipios contienen su deuda tras una subida del 35% en cinco años

Los Ayuntamientos catalanes han de devolver 5.500 millones de euros

Las arcas locales, hinchadas en época de bonanza, fueron las primeras en acusar el estallido de la burbuja inmobiliaria. Sin embargo, han sido también las primeras en contener la hemorraguia de la deuda y el déficit en sus cuentas. A lo largo de la crisis la deuda se incrementó el 35%, hasta superar los 5.500 millones de euros. Los Consistorios lograron frenar esa tendencia el año pasado. Apenas lo hicieron tres décimas, según el Ministerio de Hacienda, pero fueron las primeras Administraciones en frenar la bola del endeudamiento y, además, aportaron al conjunto del sector público un superávit de 1.400 millones de euros, de acuerdo con los cálculos de la Generalitat.

Los municipios con más deuda

  • Provincia de Barcelona. Aguilar de Segarra (8.132,23 euros por habitante), Capolat (6.173,44 euros) y Santa Susanna (4.929,38 euros).
  • Provincia de Tarragona. Cunit (2.856,5 euros por habitante), Creixell (2.732,5 euros) y Reus (2.692 euros).
  • Provincia de Girona. Ogassa (4.044,95 euros por habitante), Pardines (2.798,4 euros) y Vallfogona de Ripollès (2.687,02 euros).
  • Provincia de Lleida. Tiurana (3.944,35 euros por habitante), La Baronia de Rialb (3.624,7 euros) y Bausen (2.996,3 euros).
  • Ciudades de más de 20.000 habitantes. Reus (2.692,08 euros por habitante), El Vendrell (2.258,22 euros), Calafell (1.674,40 euros), Cambrils (1.638,25 euros), Tortosa (1.487,86 euros), Vilanova i la Geltrú (1.385,70 euros) y Tarragona (1.342,06 euros).

La deuda del conjunto de los 947 municipios catalanes se queda pequeña al lado del gigantesco pasivo del Ayuntamiento de Madrid, de más de 7.000 millones de euros. “Somos las Administraciones que más cumplen. Hemos hecho los deberos y es injusta la Ley de Gobiernos Locales con la que, además, nos quiere colgar la etiqueta de malos gestores”, lamenta el presidente de la Federación de Municipios de Cataluña, Xavier Amor. También alcalde de Pineda de Mar (Maresme), Amor explica que en estos años los municipios han “mancomunado servicios, creado centrales de compras o han suprimido actividades que eran prescindibles” para reducir el boquete en sus cuentas.

Los datos del Ministerio de Hacienda señalan que, en términos absolutos, los tres municipios con mayor volumen de deuda son Barcelona (1.110 millones de euros), Reus (287,4 millones) y Terrassa (211,2 millones). Si la deuda se pone en relación con la población, no obstante, la clasificación es distinta. Los tres Ayuntamientos más endeudados son de la provincia de Barcelona: Aguilar de Segarra (8.132 euros por habitante), Capolat (6.173 euros) y Santa Susanna (4.929 euros). En el caso de Aguilar de Segarra (Bages), el elevado endeudamiento por habitante se debe a un crédito que pidió el municipio para construir un campo de placas solares. El secretario del Ayuntamiento, Josep Maria Capdevila, se resigna a que el municipio, de 242 habitantes, aparezca cada año liderando esa clasificación. Capdevila explica que a pesar de los cambios legislativos del Gobierno central la infraestructura sigue siendo “rentable” y apunta que el Ayuntamiento tiene unas cuentas saneadas. De hecho, no ha tenido ni que pedir la tutela financiera y recurrir a un plan de pago de proveedores.

Joan Campolier (CiU), alcalde del tercer municipio más endeudado, Santa Susanna (Maresme), se queja de que en años del boom se miraba justo lo contrario. “Se valoraba cuál era el municipio con más inversión por habitante y aparecíamos como uno de los más ricos”, lamenta. Efectos de la crisis: los más ricos ayer son los más ahogados hoy. Santa Susanna llegó a tener un presupuesto de 19 millones de euros, pero hoy solo cuenta con 8,8 millones. Campolier recuerda, no obstante, que la población no debe dar solo servicio a sus 3.325 habitantes censados, sino también a las 4.500 segundas residencias y los 14.000 turistas. “Ahora mismo somos 18.000”, señala. Este diario no pudo hablar con el Ayuntamiento de Capolat.