Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sindicatos médicos exigen un “gran pacto” por la sanidad pública

Los facultativos cifran en 15.000 millones la deuda de los sistemas de salud de las CC.AA

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ha alertado esta mañana de la necesidad “urgente y sin excusas” de crear un “gran pacto” entre todas las formaciones políticas que garantice la sanidad pública. Los facultativos, que se han reunido en Barcelona para conmemorar el Día de los Médicos de la Unión Europea, han lamentado que el sistema sanitario en España esté “enfermo y desnutrido” por los recortes presupuestarios. Los sindicatos cifran el 15.000 millones la deuda de los sistemas de salud de las comunidades autónomas.

“Hay que volver a recuperar presupuestos y salarios médicos”, ha apremiado el presidente de la CESM, Albert Tomàs. Según los sindicatos médicos, los presupuestos del sistema nacional de salud se han reducido un 11% desde 2010. En 2014, el gobierno central destinó 53.169 millones de euros al sistema sanitario español. Lejos quedan los casi 60.000 millones que dedicó el Estado en 2010.

Las comunidades autónomas, por su parte, también reflejan en sus presupuestos los recortes en salud durante los últimos cuatro años. Excepto Baleares, que este año aumentó la partida para el sistema sanitario un 1,6%, el resto de las regiones españolas han reducido sus presupuestos en salud hasta un 21,8% -como es el caso de Extremadura.

Los sindicatos también han denunciado que los salarios de los facultativos han bajado alrededor de un 30% desde 2010. Los médicos españoles son, solo seguidos por Hungría, Bulgaria y Rumanía, los facultativos con los sueldos más bajos de Europa. La reducción de nóminas y pagas extras o la supresión de complementos como el de carrera profesional, advierten los profesionales, han hecho que ser médico suponga “un esfuerzo tremendo”. Además, la precariedad económica y laboral ha obligado a unos 3.000 facultativos a irse al extranjero.

En un manifiesto conjunto de los sindicatos federados en la CESM, los médicos han exigido a las autoridades sanitarias “que no utilicen la salud de los ciudadanos como arma política” y que garanticen “el carácter público, la universalidad, la equidad y la calidad asistencial del sistema”. Para todo ello, los médicos han exigido que se prioricen las partidas destinadas a mantener una sanidad pública de calidad. “El sector sanitario tiene que ser el primero en recibir inversión”, ha manifestado Tomàs.