El BBVA eleva al 1,1% la previsión de crecimiento en España sin mejorar el paro

El aumento de las exportaciones y del consumo privado alientan un clima favorable, aunque se apela a continuar las reformas

Jorge Sáenz Azcunaga, a la izquierda, y Rafael Doménech, en la presentación del informe del BBVA sobre la economía española,
Jorge Sáenz Azcunaga, a la izquierda, y Rafael Doménech, en la presentación del informe del BBVA sobre la economía española,fernando domingo aldama

El BBVA estima un crecimiento del 1,1% de la economía española para este año y hasta del 1,9% en 2015, que supone una revisión al alza de sus previsiones, aunque esta mejoría no se traducirá en una reducción significativa del paro. De hecho, en el informe de situación que ha presentado este miércoles, en Bilbao, contempla un aumento del empleo del 0,3% en 2014, con una creación de empleo neto por primera vez desde el inicio de la crisis y que reduciría la tasa de paro al 25,1%.

La buena evolución de las exportaciones, la recuperación de la demanda doméstica privada, el menor esfuerzo fiscal y el impacto de las reformas aplicadas son, según el estudio presentado por el economista Rafael Doménech, los factores determinantes para intuir esta mejoría progresiva, que se refleja en el aumento del 0,4% del PIB, dentro de un contexto de recuperación que ha sorprendido a los propios analistas "al anticiparse". Con todo, se señala que este marco de recuperación económica "no debe ralentizar" el proceso de reformas que ayuden a la capacidad de crecimiento y a absorber los desequilibrios actuales.

En su informe, el BBVA subraya que ya han desaparecido incertidumbres clave en el comportamiento de la economía como han sido el cumplimiento del objetivo del déficit público que implica una política fiscal menos restrictiva y la rebaja de las tensiones financieras para facilitar así un escenario de mayor inversión y de crecimiento sostenido de la demanda interna mientras continuará una tasa de inflación a la baja.

Respecto de la eurozona, el estudio confía en un clima igualmente favorable al que contribuirá un crecimiento "robusto" de las economías desarrollas y de una manera especial de EE UU, una vez resuelta su normalización monetaria. Es un retrato muy diferente al previsto para China, donde sus expectativas se revisan a la baja aunque su PIB seguirá cercano al 7%. Como muestra de la incidencia china, cada punto de caída que sufra provoca una reducción de cuatro décimas en el resto del mercado mundial.

El informe destaca que han desaparecido las "incertidumbres" de déficit y financieras

En España, la recuperación "toma forma", según el BBVA, porque el crecimiento seguirá al alza. El tono expansivo del sector exterior alienta esta expectativa, unido al mayor gasto en los hogares, aunque no confluya en una mejora del empleo. "Se rebajará un punto por año", ha sido la estimación de Doménech al referirse al descenso del desempleo en España. "En los dos próximos años, se reducirá el 10% de los puestos perdidos durante la crisis", ha añadido al confirmar los indicios de una creación moderada de empleo neto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tras constatar el efecto positivo de la tarifa plana para las contrataciones, el estudio advierte de que "la situación del mercado laboral español no deja espacio para la autocomplacencia". Eso sí, se entiende "a largo plazo preferible" un "descenso generalizado y permanente de las cotizaciones empresariales" para propiciar así una devaluación fiscal que tendría efectos significativos sobre la actividad y el empleo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS