Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

A cuatro días del juicio de Panrico

La vista de la impugnación del ERE por parte de CC OO y CGT se celebrará el martes en Madrid

Tras cinco meses y 18 días en huelga indefinida contra el ERE que supone el despido de 154 personas, los trabajadores de la planta de Panrico de Santa Perpètua de Mogoda se dispersaron ayer por varias ciudades catalanas para hacer visible su protesta. En Barcelona, hicieron doblete y participaron por la mañana en la protesta de los grandes sindicatos, CC OO y UGT, y por la tarde encabezaron la marcha de los colectivos anticapitalistas.

Los huelguistas de Santa Perpètua esperan como agua de mayo el juicio sobre el ERE previsto para el próximo martes en la Audiencia Nacional. El juicio, que se aplazó por una cuestión formal en marzo, es fruto de la impugnación del expediente por parte los sindicatos CC OO y CGT. En las últimas semanas, la dirección del primer sindicato ha hecho varios amagos de retirar la demanda. La cúpula de la federación de Agroalimentaria convocó incluso el pasado miércoles a los presidentes de todos los comités de empresa de Panrico en España en Madrid a una reunión en la que finalmente se decidió mantener la demanda.

Pese al tono conciliador de la reunión celebrada en Madrid, los huelguistas de Santa Perpètua —la mayoría afiliados de CC OO— mantienen una dura pugna con la cúpula del sindicato, tanto a nivel catalán como estatal. En Cataluña la cuestión llega al extremo de que el sindicato, aseguran fuentes próximas, no costeará el autobús que la madrugada del martes tiene previsto trasladar huelguistas hasta Madrid para asistir al juicio.

La planta catalana de Panrico defiende que el ERE se cebó con sus trabajadores, los únicos que han plantado cara contra el ajuste y resultaron ser los más afectados de España por los despidos. Son optimistas, pese al informe de la Inspección de Trabajo que no aprecia “discriminación” en el ERE.