Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Cullera elude explicar el incendio y alega que no fue grave

La oposición pide un pleno extraordinario y la dimisión de Ernesto Sanjuán

El regidor permitió los fuegos artificiales en el monte pese a que bomberos exigió la suspensión

Zona arrasada por el fuego en la montaña de Cullera.
Zona arrasada por el fuego en la montaña de Cullera.

El alcalde de Cullera, Ernesto Sanjuán, del PP, restó este lunes importancia al incendio provocado el sábado por el disparo de un castillo de fuegos artificiales en plenas fiestas patronales. “En ese momento paró un poco el viento... Parece que sea más de lo que en realidad ha sido”, se excusó ayer el regidor en declaraciones a La Sexta y Telecinco. Sanjuán, que no quiso dar más explicaciones, autorizó el disparo del castillo a pesar del nivel tres de preemergencia por riesgo extremo de incendio decretado por la Generalitat y en contra de la prohibición del Consorcio Provincial de Bomberos. Una carcasa prendió en unos matorrales secos de la montaña de Cullera y el fuego se extendió con rapidez hasta una zona de viviendas. Ardieron 3,4 hectáreas de matorral.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y la Consejería de Gobernación se ciñeron al protocolo administrativo para evitar condenar la actuación del alcalde de Cullera. “Si ha habido alguna situación irregular, la Generalitat actuará”, aseguró Fabra en un acto institucional en la Albufera. A su lado, el consejero de Gobernación, Serafín Castellano, explicó que ha abierto un expediente “que ahora se instruirá con todos y cada uno de los extremos”. Castellano recordó que cuando se decreta el nivel tres, existe la prohibición de realizar cualquier actividad peligrosa y hacer fuego: “La normativa es absolutamente clara para todo el mundo y está para cumplirse”.

El atestado de la Guardia Civil todavía no había llegado este lunes al juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Sueca, en funciones de guardia, por lo que el caso todavía no está judicializado. De momento, Gobernación prohibió la mascletà que el Ayuntamiento de Cullera tenía previsto disparar a las 14.00 dentro de las fiestas patronales. Así lo comunicó el concejal de Fiestas, Andreu Piqueras, a los operarios de la empresa Ricardo Caballer (Ricasa) pocos minutos antes de la hora anunciada.

Sanjuán autorizó el disparo porque “en ese momento paró un poco el viento”

No es la primera vez que un Ayuntamiento desoye los protocolos de prevención de incendios forestales. Un caso parecido al ocurrido el pasado fin de semana en Cullera se dio en octubre de 2006 en el municipio de Náquera. El Consistorio disparó también un castillo de fuegos artificiales habiendo nivel tres de preemergencias. Una chispa saltó donde no debía y ardieron 2,5 hectáreas de pinar. La Generalitat abrió un expediente al ayuntamiento, pero el asunto saltó a los tribunales, interrumpiendo el proceso administrativo. “Hasta que no se sustancia el caso en los tribunales, la Generalitat no reanuda el expediente”, dijo un portavoz de Gobernación.

Como resultado del incendio de Náquera fueron imputados el entonces alcalde Ricardo Arnal, su concejal de Fiestas y el responsable de la pirotecnia por supuesto delito de imprudencia grave, por el que la fiscalía pide nueve meses de prisión para los tres imputados y 3.000 euros de indemnización a cada uno, además de otros 3.000 euros en pago por las labores de extinción. Ocho años después, el caso sigue pendiente.

La Generalitat abrió otro expediente al Ayuntamiento de Serra en 2005 por disparar otro castillo cerca del bosque. Gobernación no pudo precisar en qué punto se encuentra la instrucción.

Gobernación prohibió la ‘mascletà’ prevista este lunes en la localidad

Según expertos consultados por este diario, los causantes de un incendio de forma intencionada o por imprudencia se enfrentarían, según el Código Penal, con penas de cárcel de entre seis meses y cinco años.

Los socialistas pedirán hoy un pleno extraordinario y urgente sobre el suceso. Jordi Mayor, portavoz municipal del PSPV, reclama la dimisión de Sanjuán y anuncia que su grupo estudia pedir responsabilidades penales. Según Mayor, la ley forestal prohíbe la celebración de espectáculos pirotécnicos en terreno forestal o en el perímetro de 500 metros.