Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Músicos no amortizables

Dos solistas de la orquesta del Liceo se reincorporan tras ganar un pulso judicial de dos años

El Tribunal Superior da la razón a los trabajadores despedidos

La orquesta y el coro del Liceo en un concierto de Brahms Ampliar foto
La orquesta y el coro del Liceo en un concierto de Brahms

Joan Josep Mercadal, clarinetista solista, y Peter Thiemann, violonchelista solista, se han reincorporado a la orquesta del Liceo después de mantener un pulso judicial con la dirección del teatro desde julio de 2012. Han ganado la partida. Ambos fueron despedidos, junto con otros 14 miembros de la plantilla, por la Fundació Gran Teatre del Liceu por “causas económicas y productivas” y porque sus puestos de trabajo “iban a ser amortizados”. Los dos recurrieron y el juzgado de lo social número 17 de Barcelona, en julio del año pasado dio la razón a los trabajadores y anuló el despido. Básicamente por un motivo, en la carta de despido se alegaba la “amortización de los puestos de trabajo”. Es decir, su desaparición. Algo que, obviamente, no podía ser así porque el teatro necesitaba esos músicos para los ensayos y bastantes de las funciones de la temporada.

La reincorporación no se produjo porque el Liceo recurrió el fallo al Tribunal Superior pese a que, formalmente, los readmitió en septiembre pasado, aclara el abogado de los afectados, José Manuel Morante. El teatro no quería que volvieran a tocar en la orquesta y menos, todavía, pagar los más de 400.000 euros que el juez fijó como indemnización entre los dos, con antigüedades de 27 y 30 años. El Liceo estaba —y está— atravesando una difícil situación económica con un plan de viabilidad que está ejecutando para intentar salir del agujero de 16 millones de déficit.

El fallo dice que los

despedidos fueron

sustituidos por

contratos temporales

Sin embargo, el recurso formal ante los tribunales no impedió que el abogado de los músicos mantuviera negociaciones con el departamento de recursos humanos del Liceo, a instancias de éste. “Al principio parecía que se avenían a acercarse a la indemnización exigida pero luego no fue así”, apunta. También se produjo una reunión entre los músicos y el director de la orquesta, Josep Félix Pons, “para intentar aclarar la situación”, en palabras de Peter Thiemann. “Él nos dijo que no tenía nada que ver con los despidos y que estaba dispuesto a nuestra reincorporación”, añade. Los despidos de los afectados y de otros nueve profesores de la orquesta se produjeron un mes antes de la incorporación de Pons al Liceo, en septiembre de 2012. Pons aceptó asumir la dirección con un proyecto que pasaba por “mejorar” la orquesta. De los 11 músicos despedidos, además de Thiemann y Mercadal, otros dos están a la espera de la resolución judicial. El resto llegaron a pactos.

El Liceo descartó pagar

una indemnización

de más de 400.000 euros

“Lo que no tiene ningún sentido es que el Liceo nos impidiera incorporarnos mientras nos pagaba las nóminas y, a la vez, contrataba a suplentes y afrontara los gastos del proceso judicial” , apunta Thiemann.

La situación se prolongó hasta el pasado mes de marzo cuando el Tribunal Superior confirmó que el despido era improcedente. “No quedan probados los hechos que justifican el despido por motivos económicos y la amortización de los puestos de trabajo”, sostiene el fallo que añade que, en realidad, “lo que ha hecho la empresa es sustituirlos por trabajadores a tiempo parcial”. El tribunal ordenó la readmisión o, subsidiariamente, el pago de la indemnización que ya había sido fijada.

La posibilidad de pagar la indemnización fue descartada inmediatamente por el director general, Roger Guasch :“No nos lo podemos permitir”, concretó al ser preguntado por este diario.

“Estoy contento de la reincorporación aunque no se puede ocultar que se trata de algo forzado por las circunstancias y es una situación anómala”, apuntaba Josep Mercadal que ha vuelto a ocupar su función de clarinetista solista con la ópera Tosca, en marzo pasado. Es muy claro al contestar sobre qué ambiente ha encontrado en su regreso: “Ni bueno ni malo. Lo que hay es pánico a que sigan con los ajustes o con los despidos”.

 

Paro de media hora de los trabajadores del teatro

B.C.

Quienes vayan hoy al estreno de La ciudad invisible de Kitege, un espectacular montaje de la ópera de Rimski-Kórsakov, se pueden encontrar con que la función no empiece puntualmente a las cinco, sino un poco más tarde. Los trabajadores del Liceo han convocado hoy un paro de media hora —entre las cinco y las cinco y media— como medida de presión a la dirección general del teatro. También instan al departamento de Cultura de la Generalitat —la administración que hoy por hoy es la que aporta más subvenciones— a que tutele el plan de viabilidad económica que se ha fijado la meta de reducir la masa salarial en 4,5 millones de euros. Esa es la cifra que señala la dirección general del teatro. Los despidos en el Liceo se iniciaron en la parte musical en 2012 y este año han seguido con 22 trabajadores técnicos y auxiliares. “Ahora ya están apuntando drásticas reducciones de salario, empeoramiento de las condiciones y dudamos de que no hayan más despidos”, señala un miembro del comité de empresa.