El sector olivarero andaluz lamenta la venta de Deoleo a un fondo extranjero

La cooperativa malagueña Dcoop se plantea su salida de la aceitera si se consuma una opa

Planta de envasado de aceite de Carbonell, marca propiedad de Deoleo.
Planta de envasado de aceite de Carbonell, marca propiedad de Deoleo.

Con decepción y como una nueva oportunidad perdida ha recibido el sector olivarero andaluz la venta del 30% de la aceitera Deoleo al fondo de inversión británico CVC. Cooperativas y organizaciones agrarias se muestran críticas con el papel jugado por las entidades financieras y lamentan que el Gobierno central no haya dado el paso para entrar en el capital de la mayor aceitera del mundo a través de la Sepi (Sociedad Española de Participaciones Industriales), tal y como había anunciado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

La venta a un fondo de inversión británico de la mayoría de las acciones de Deoleo, con posibilidad de que en una fase posterior se presente una opa por el 100% de la compañía, puede traer como consecuencia la salida del accionariado de la única cooperativa andaluza que estaba presente, Dcoop, la firma malagueña que entró el año pasado con un 10% a cambio de su marca Hojiblanca y su planta de Antequera. A través de un comunicado, Dcoop ha lamentado que las entidades financieras españolas accionistas integrantes del consejo de administración de Deoleo —Bankia, BMN, Caixabank y Unicaja— hayan acordado la venta de un paquete accionarial a la británica CVC Capital Partners, que supone otorgarle la mayoría, “cuando existían alternativas claras en este proceso que permitían una viabilidad a futuros con una empresa basada en capital español”.

La cooperativa malagueña que dirige Antonio Luque se había ofrecido en las últimas semanas a liderar un proyecto basado en el sector productor español “con un enfoque claramente industrial y conocedor del mercado”, estando dispuesto a ampliar su participación, para lo cual ya contaba con la financiación necesaria. Incluso estaba dispuesta a canalizar la adquisición de otros paquetes accionariales. “La mayoría de olivareros se están preguntando hoy cómo es posible que con sus impuestos se haya rescatado a estas dos entidades financieras [Bankia y BMN], que ahora han aprobado esta operación que crea grandes incertidumbres para el futuro de su sustento en muchas zonas productoras”.

COAG-A ha censurado la “oportunidad perdida” por parte del Gobierno

De este modo, Dcoop va a estudiar internamente la nueva situación para tomar una decisión sobre su continuidad, aunque ha advertido que “sí tiene claro que no va a hacer seguidismo como accionista de una gestión que tiene visos de ser contraria a los intereses del sector productor y con unos compañeros de viaje que no son de fiar, pese a las buenas intenciones manifestadas”.

El responsable del sector del aceite en COAG-A, Juan Luis Ávila, ha censurado la “oportunidad perdida” por parte del Gobierno de entrar a través de la Sepi “independientemente de la situación financiera” de Deoleo. “Perdemos una oportunidad de oro para que la Sepi entre en una empresa que es fundamental para España”, dijo Ávila, tras lamentar el “error” por parte del Gobierno en este sentido. Sin embargo, desde la UPA se señala que “parece que está garantizada la dirección de la empresa con la parte de participaciones españolas”. Y el presidente de Asaja en Andalucía, Ricardo Serra, indicó que lo importante para los productores es que quien se quede finalmente con Deoleo lo haga “con vocación clara de valorizar el producto, de apostar por la calidad y por posicionar el aceite”.

Por su parte, el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, tras abogar por la continuidad de Dcoop en el accionariado de Deoleo, ha destacado que CVC es un “fondo potente” que, con su inyección de capital en Deoleo, permitirá reducir deuda y mejorar las capacidades exportadoras del aceite. Cañete considera que, pese a la llegada de CVC, habrá un núcleo español en el accionariado de Deoleo gracias al compromiso de permanencia que han asumido Unicaja, La Caixa y Kutxabank. Además, el Gobierno, a través de la Sepi también “estará presente” en Deoleo, según ha dicho Arias Cañete, sin concretar cuándo se concretará esa entrada.

Para el ministro de Agricultura, el problema del aceite en España es que su potencial de producción es de casi dos millones de toneladas, pese a que el consumo interior solo llega a las 600.000 toneladas, lo que obliga a colocar en el exterior 1,4 millones de toneladas. “El mercado norteamericano es una buena oportunidad. Puede generar sinergias importantes para que España, que es líder mundial en este producto, sea también líder mundial en exportación”, afirmó Cañete, informa Europa Press.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50