Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atomic, una salida nocturna del jazz nórdico por el barrio del Carmen

El inclasificable quinteto escandinavo aterriza por primera vez en Valencia

El grupo escandinavo Atomic en una actuación.
El grupo escandinavo Atomic en una actuación.

There’s a Hole In The Mountain” comienza con "el sentimiento de los fantasmas de Felix Mendelssohn y Franz Liszt bebiendo absenta", en un habitáculo que es succionado por el agujero de la montaña a que hace alusión el título, en cuyo interior "hay legiones de notas funcionando en formas que el oído humano nunca ha escuchado antes".  Si esta es la descripción que el grupo escandinavo Atomic hace de la pieza que da título a su álbum de 2013, ¿qué se puede esperar de una de sus actuaciones?

Quienes quieran despejar la duda pueden verlos en directo en su primera visita a Valencia este jueves, 9 de abril, en el Jimmy Glass Jazz. El club de barrio del Carmen, en Valencia, es la primera escala de una minigira que, dentro del Festival 1906, les llevará después a La Coruña y Lugo.

Al fondo estará la sección rítmica de Oslo, con Havard Wiik al piano, Ingebrigt Håker Flaten al bajo y Paal Nilssen-Love a la batería –muchos los recordarán por el grupo Element– y al frente, procedentes de Estocolmo, el trompetista Magnus Broo y el saxofonista Fredrik Ljungkvist.

Es más fácil escucharlos que describirlos, pero Atomic es creatividad, imaginación y puesta a prueba de la capacidad de sorpresa del espectador. Aunque está en su origen, el quinteto da por superada la etiqueta de 'free' y a veces ellos mismos dudan de que se le pueda aplicar la de 'jazz', medio en broma medio en serio. Pero, en fin, aceptan la descripción que de ella se hace como una mezcla del free jazz americano y algunas características del europeo, pero personalmente prefieren hablar de "una parte de lección académica y otra parte de divertida salida nocturna en la ciudad".

No ocultan su admiración por la música de Duke Ellington, Archie Shepp, Charles Mingus o George Russell, como también a otras fuentes de la música contemporánea, pero se refieren a todo ello más como inspiración que como restricción. Apuntan como palabras clave energía, improvisación y libertad.