Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiasco del AVE andaluz obliga a la Junta a devolver de golpe 180 millones

El Gobierno autónomo cancela un crédito con el BEI destinado a la alta velocidad para no perder la financiación de los metros de Granada, Málaga y Sevilla

Tramo del AVE entre Marchena (Sevilla) y Antequera (Málaga).
Tramo del AVE entre Marchena (Sevilla) y Antequera (Málaga).

El fiasco del AVE andaluz ha obligado a la Junta a devolver de golpe 180 millones de euros al Banco Europeo de Inversiones (BEI) que se habían empleado en una conexión de alta velocidad entre Antequera (Málaga) y Sevilla que está inconclusa. El Gobierno autónomo ha tenido que cancelar este crédito por incumplir los plazos de finalización de esta infraestructura y ante el riesgo de que el BEI bloquee la financiación para los metros de Málaga, Sevilla y Granada, según ha dicho este martes la consejera de Hacienda, María Jesús Montero. Para poder devolver de una tacada este crédito de 180 millones, la Junta recurre al Fondo de Liquidez Autonómica, un mecanismo del Gobierno central para prestar dinero a las comunidades.

La aventura fracasada del AVE andaluz se remonta a mediados de la década pasada, cuando el entonces Ejecutivo de Manuel Chaves se comprometió a asumir la conexión con alta velocidad entre Antequera y Sevilla. La infraestructura tenía un coste de 1.300 millones, de los que 279 se han gastado en 77 kilómetros que no sirven para nada. Se trata de un tramo que comienza en Antequera y termina en una parcela de Marchena, ya en la provincia de Sevilla. Se han construido la plataforma y medio centenar de viaductos y puentes. Pero no hay vías ni sistema eléctrico ni previsión de que pasen trenes por ahí. Se debía haber rematado en 2013, pero la Junta paralizó las obras en 2011, con la crisis ya encima. La Consejería de Fomento reconoce que acabar la obra es algo "actualmente inabordable".

Para hacer frente a los 279 millones que costaron esos 77 kilómetros, la Junta recurrió a un crédito con el BEI de hasta 200 millones. Se suscribió en junio de 2009 y la entidad le entregó al Gobierno andaluz 180 millones en febrero del año siguiente. Según lo firmado, la comunidad no tendría que empezar a devolver el dinero hasta 2016. Y tendría de plazo hasta 2040. Es decir, disponía de 24 años para pagar.

Pero, ante la parálisis del proyecto, que supone incumplir los plazos comprometidos con el BEI, el Consejo de Gobierno ha aprobado este martes la devolución inmediata de aquellos 180 millones.

Hay un factor clave en el paso de la Administración andaluza: el crédito del BEI que llegó para el AVE andaluz formaba parte de un convenio en el que también estaba incluida la financiación de los metros de Granada, Málaga y Sevilla. "Para no perjudicar" estos proyectos, se devuelven ahora de golpe los 180 millones recibidos en 2010, ha apuntado Montero. En total, estarían en el aire 436 millones para los suburbanos.

Según la Consejería de Hacienda, el BEI se ha comprometido a financiar el metro sevillano con 260 millones, de los que aún no se ha desembolsado nada. En el caso de Málaga, el crédito ascendía a 325 millones y ya se han entregado a la Junta 279. En Granada, la previsión era un préstamo de 260 millones, de los que la mitad se han transferido a las arcas andaluzas. En total, restan por llegar 436 millones.

Los metros forman parte de las pocas infraestructuras que la crisis ha permitido a la Consejería de Fomento seguir soportando, aunque sea a trompicones y cambiando plazos. La mayor inversión prevista para 2014 del departamento de Elena Cortés se corresponde con el metropolitano malagueño, para el que se han reservado 70 millones.

De lo que no hay noticias en los presupuestos andaluces es del tramo de alta velocidad entre Sevilla y Antequera, que formaba parte del eje ferroviario transversal. Aunque la Junta asegura que la devolución del préstamo "no implica la renuncia a la realización de esta infraestructura", la Consejería de Fomento sostiene que este proyecto está "lejos de las prioridades inmediatas de inversión". "La fase de gestación del proyecto coincide con un periodo de expansión económica y desarrollo de infraestructuras de grandes dimensiones, lo cual condicionó decisivamente una planificación que el tiempo y la crisis económica han revelado insostenible", apunta el departamento de Cortés.

La Junta ha propuesto al Gobierno que emplee los 77 kilómetros ya construidos para instalar ahí el anillo ferroviario, una pista de pruebas para trenes de alta velocidad que se iba a acometer en Antequera, pero que está también parada. El Ministerio de Fomento ha rechazado la propuesta argumentando problemas técnicos.