Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Príncipe brinda con Mas por Cataluña y por España

Don Felipe, que vuelve a Cataluña por quinta vez en lo que va de año, loa “la importancia de abrirse al mundo” de Puig

Cuando no faltan ni 24 horas para que el Congreso de los Diputados debata sobre el referéndum soberanista previsto en Cataluña para el 9 de noviembre, los Príncipes de Asturias han inaugurado este mediodía la nueva sede de la multinacional catalana de moda y fragancias Puig en L’Hospitalet de Llobregat, una torre de 23 pisos firmada por el arquitecto Rafael Moneo. Acompañados por el presidente y consejero delegado de la compañía, Marc Puig, los Príncipes han asistido a una presentación de la trayectoria de la firma en el auditorio del edificio. Don Felipe ha permanecido sentado al lado del presidente de la Generalitat, Artur Mas. Posteriormente han recorrido el edificio acompañados también por el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz; la delegada del Gobierno español en Cataluña, María de los Llanos de Luna; el consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig y la alcaldesa de L’Hospitalet, Núria Marín.

Tras visitar la nueva sede y antes de almorzar, el Príncipe ha pronunciado un discurso en catalán y en castellano en el que no ha hecho alusión directa al debate soberanista pero que ha alabado el espíritu de las empresas que, como Puig, que exporta el 86% de lo que produce, se internacionalizan y la "importancia de abrirse al mundo". En el brindis que ha precedido el almuerzo Su Alteza ha dicho que Puig "es un ejemplo de los mejores valores empresariales que Cataluña y el conjunto de España quieren proyectar al mundo. Gracias por ello, por lograrlo y por apostar por ese futuro brillante y esperanzador que queremos forjar todos juntos".

La de hoy es la quinta visita del Príncipe de Asturias en lo que va de año a Cataluña. Hace justo una semana inauguraba la feria Alimentaria, la segunda más importante del sector en el mundo; y en febrero hizo lo propio con el Mobile World Congress, el congreso de telefonía móvil, una visita de cuatro días que cerró con una visita al monasterio de Poblet (Tarragona). Fue durante esta visita cuando los empresarios catalanes trasladaron al Príncipe su inquietud por la falta de diálogo entre los ejecutivos catalán y español. En marzo, Su Alteza visitó Barcelona con motivo de los premios de la Fundación Príncipe de Girona, y en diciembre pasado, la sede corporativa de Telefónica en Barcelona, donde conoció su centro de I+D.

Por parte del mundo económico, a la inauguración del edificio de Puig han asistido desde el presidente de la gran patronal catalana Joaquim Gay de Montellà, hasta empresarios como Isaak Andic (Mango), Josep Oliu (Banc Sabadell), Artur Carulla (Agrolimen), el presidente del Círculo de Economía, Anton Costa, entre otros representantes de empresas e instituciones catalanas, como la Cámara de Comercio.

Durante su discurso, Don Felipe ha loado “el espíritu emprendedor y empresarial catalán” y ha afirmado que historias como la de Puig, empresa familiar en manos de la tercera generación, deben ser “fuente de inspiración”. Su Alteza ha alabado también “la importancia de abrirse al mundo y de internacionalizarse” que emprendió Puig en los años 50 y que le ha llevado a exportar un 86% de su producción. El Príncipe ha asegurado que “Puig es un orgullo para Cataluña como también lo es para España” y ha concluido que sus buenos resultados “nos dan muy buenas razones para ser optimistas en la plena superación de la crisis y el mayor progreso de nuestra economía”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >