Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Beatriz Mato | Conselleira de Traballo

“El Gobierno ha creado un conflicto que no había con la ley del aborto”

Mato asegura que Galicia reducirá paro registrado durante este año

“Los datos dicen que en Galicia está entrando más gente de la que sale”

“Pido al Gobierno que cumpla con la dependencia y no lo está haciendo”

La conselleira de Traballo, Beatriz Mato
La conselleira de Traballo, Beatriz Mato

Confía en que los datos macroeconómicos pasen de los titulares de prensa a mejorar la vida de los ciudadanos y asegura que la tendencia ha cambiado y Galicia reducirá paro registrado ya este año. Beatriz Mato (Baracaldo, 1965) admite que le “chirría” ver a empresas con grandes beneficios que promueven ERE pero aboga por que los Gobiernos “no sean intervencionistas”. Tampoco en el aborto. Reconoce que ley de Gallardón “ha creado un conflicto que no había”.

Pregunta. ¿Las cifras de paro que calificaban como un desastre con Touriño y Zapatero no paran de aumentar y hoy hemos de verlas con esperanza?

Respuesta. El paro no es nunca una buena noticia y menos cuando en Galicia suma 280.000 personas. Pero ha cambiado la tendencia. Lo dicen los números. Creció descomunalmente en 2009, unas 35.000 personas y 33.000 en 2010. En 2013 bajó en 7.000 personas. Se ha contenido.

P. Se anuncia la salida del túnel, la Bolsa sube. ¿Cuándo lo notarán las familias?

R. Hay síntomas que invitan a la esperanza y datos macroeconómicos que van a llegar a la sociedad. El PIB en 2014 crecerá en Galicia un 0,8% según nuestra previsión y más según BBVA y Funcas. Eso se traducirá en más consumo y empleo. En febrero hay más altas en la Seguridad Social y el año continuará así. El paro registrado va a bajar. Lo digo con cautela porque la generación de empleo de calidad está vinculado a un crecimiento del 1,8% del PIB. En 2015 vamos a crecer por encima del 1%. Es aventurado pronosticar cuándo la recuperación llegará a familias, empresas e instituciones.

P. ¿Qué empleo crea un crecimiento del 0,8% del PIB?

R. Los Gobiernos aspiramos a crear empleo de calidad. Es cierto que crece la contratación temporal, no es lo que perseguimos pero lo veo como un paso previo y necesario hacia contratos a tiempo completo. La recuperación no va a pasar por que todos los parados pasen de golpe a un puesto de ocho horas con contrato de alta dirección. Esa integración en el mercado laboral será gradual.

P. ¿Cómo evitarán que esos contratos se eternicen?

R. Hay una labor importante en la negociación de convenios colectivos y otra con la inspección de trabajo. No tolerar usos fraudulentos de la contratación temporal es obligación de los gobiernos. No demonizaré a los empresarios. La mayoría sabe que para que sus empresas vayan bien, los trabajadores deben ir bien.

P. La reforma laboral se justificó para dar flexibilidad a empresas y que no tuvieran que cerrar. Cuando ve a firmas con muchos beneficiosos plantear ERE como Coca-Cola, ¿qué piensa?

R. Hay que ir a las tripas de las empresas, no solo a los beneficios, también a su capacidad organizativa. No conozco ese caso pero sí chirría ver a empresas con beneficios afrontando ERE.

P. ¿Y qué hace la conselleira?

R. En la Xunta ante casos así nos ponemos en contacto con las empresas para saber qué ocurre y dar toques de atención. Pero un gobierno no debe ser intervencionista, las decisiones son suyas.

P. La partida de la Risga, que cobra quien ya no tiene nada, se multiplica. ¿No certifica ese aumento el fracaso de un país?

R. No. Certifica la realidad de una crisis demasiado larga. En 2013 creció un 50% y este año, un 21%. Espero que las solicitudes caigan en 2015 al nivel del primer año de la crisis. La Xunta pondrá el dinero que haga falta. No es beneficencia sino acompañarles a las puertas del mercado laboral.

P. ¿Ve normal que la Xunta no tenga que informar los ERE?

R. Perdimos toda participación tras la reforma laboral. Es bueno que instituciones controlen que se cumplan los derechos laborales pero sobre todo, que sindicatos y empresas, se entiendan. Intervencionismo, el justo. El 90% de ERE son con acuerdo.

P. Habrá oído que empresas aprovechan para echar a trabajadores con sueldos más altos.

R. Me resisto a creer que el empresariado gallego sea así.

P. Ha chocado con Ana Mato por la dependencia.

R. Reclamé desde el primer día que el Estado financiase la dependencia. No cumple, ni antes ni ahora. No es un enfrentamiento, pido cumplir esa ley y fondos para atender a los dependientes.

P. ¿Qué va a implicar la nueva agencia de servicios sociales?

R. La Xunta tenía distintas maneras de prestar servicios como la educación infantil desde Traballo o el Consorcio de Servicios Sociais. Vamos a unificarlo. Es un proyecto ambicioso, integrará 300 edificios y 4.300 pesonas. Incorporaremos a todo el personal del consorcio al convenio de la Xunta para que tengan las mismas condiciones. Habrá funcionarios y personal laboral.

P. ¿Es compatible defender el empleo de calidad y subcontratar centros con empresas que precarizan a sus trabajadores?

R. Esa afirmación es demasiado atrevida para ser verdad. El conselleiro debe cumplir las condiciones de los pliegos de los concursos que responden a las necesidades que se pretendan cubrir. Las condiciones laborales de esos trabajadores las controlamos como autoridad laboral, no por haber otorgado un concurso. Se ve si los salarios son acordes con el convenio. Ir más allá son fuegos de artificio. En caso de empate priorizamos a la que tenga mejores condicionales laborales.

P. ¿Qué fue del diálogo social?

R. Me gustaría que quedase más, hubo un parón influenciado por procesos electorales en los sindicatos y en la Xunta. No doy por rotos los puentes.

P. Su relación ha sido fluida con UGT y CC OO y ha recibido condenas por discriminar a CIG.

R. CIG se negó a participar en el diálogo social y a tener comunicación con el Gobierno. La relación es a base de conflictos en la calle y el juzgado. Sería bueno que se entendiese con la Administración, los otros sindicatos o los empresarios. De las tres sentencias firmes que hay, una da la razón a la CIG y dos a la Xunta.

P. Los jóvenes preparados emigran, no hacen turismo.

R. Los datos dicen que entra más gente de la que sale. Si se suman las personas que marcharon desde 2009 son más de 100.000. La oposición hacer ver que marchan muchos más ahora. Ahora salen cada año 1.000 menores de 30 años más que en 2009. De los 45.000 jóvenes en paro, solo 6.000 tienen estudios superiores. Hay que trabajar mucho ahí.

P. La natalidad cae desde hace décadas y hasta en tiempos de bonanza. ¿Qué hacen para evitarlo?

R. Es una reflexión oportuna, la gente que no tiene trabajo es más reacia a tener hijos pero en época de bonanza con mucho menos paro la tasa de natalidad tampoco subió. Me niego a aceptar que sea porque la mujer se incorpora al mercado laboral. En los países nórdicos, la tasa de mujeres que trabajan es altísimo y son las que más hijos tienen. Una sola administración no puede cambiarlo, hay que sensibilizar a sindicatos, empresarios, familias e instituciones. Estudios prueban que aumentar un 10% las plazas de guarderías incrementa un 0,2% la natalidad. Estamos poniendo más servicios. Hemos admitido el problema y es necesario un acuerdo entre partidos para conseguir beneficios fiscales y medidas de conciliación a largo plazo. Hay que sacar el tema del debate partidista. Es serio, Galicia no va a ser sostenible cuando hoy hay más gente cobrando del Estado que aportando al Estado. Corremos el riesgo de hacer crack.

P. No le gusta la ley del aborto de Gallardón. ¿La cambiarán?

R. No me gusta porque genera un conflicto que no había. El PP tenía un compromiso para cambiar la modificación de la ley de Zapatero. Como Beatriz Mato, digo que no me gusta, es un tema de conciencia y cada uno tiene la suya. En España hubo tranquilidad alrededor de una ley durante muchos años. Se la saltó el Gobierno de Zapatero que decidió que niñas de 16 años pueden abortar sin consultar a los padres pero no beber alcohol. Espero que se consiga el máximo consenso posible.