Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal solicita 243 años de cárcel para el ladrón del Códice por robar cartas

Le acusa de 162 delitos contra la intimidad de sus vecinos por la sustracción de misivas

Por el robo del Códice Calixtino de la Catedral, la Fiscalía solicitó 18 años de prisión

Además pide que se le imponga una multa de más de dos millones de euros

El ladrón confeso de Códice con su abogada
El ladrón confeso de Códice con su abogada EFE

El Juzgado número 3 de Santiago ha dictado un auto de apertura de juicio oral contra José Manuel Fernández Castiñeiras, el ladrón confeso del Códice Calixtino, para el que el Ministerio Fiscal pide 243 años de prisión por 162 delitos contra la intimidad por el robo de la correspondencia a vecinos. Cuando Castiñeiras fue detenido por la sustracción del preciado manuscrito medieval, la policía encontró en su casa cajas llenas de cartas, algunas de ellas con importante documentación personal como notificaciones bancarias y citas médicas.

Según recoge el auto, el fiscal acusa a José Manuel Fernández Castiñeiras de 162 delitos contra la intimidad y pide para él 18 meses de prisión por cada uno de los delitos y multa de 15 meses con una cuota diaria de 30 euros, así como una indemnización por "daño moral" de 1.000 euros para 19 personas. En total, esto supondría 243 años de prisión y una multa de 2.187.000 euros por el robo continuado de correspondencia privada de sus vecinos. Asimismo, contra el acusado también se ha formulado escrito de acusación por parte de la acusación particular, que imputa a Castiñeira 295 delitos contra la intimidad.

En este caso, la acusación solicita 36 meses de prisión por cada uno de los delitos, lo que sumaría una pena total de 885 años de cárcel. Además, la acusación particular reclama una multa de 20 meses con cuota diaria de 30 euros, lo que suponen 5.310.000 euros. Para los perjudicados, un total de 21, pide indemnizaciones de entre 1.100 y 7.800 euros.

Esta abultada cifra contrasta con la petición que hizo la Fiscalía el año pasado cuando redactó el escrito de acusación sobre el robo del Códice. Antonio Roma solicitó para el ladrón confeso una pena de 18 años de prisión y dos para cada uno de los parientes acusados (su mujer y su hijo).  El fiscal eximía de toda responsabilidad a cualquier representante de la Iglesia, que en su escrito acusó a Castiñeiras de un delito de robo continuado con fuerza, otro de robo con fuerza, seis delitos contra la intimidad y otro de blanqueo por los que pidió 31 años. Para facilitar la gestión de la causa, el juzgado decidió dividir en dos partes la causa inicial. En la principal se instruyó lo relativo al Códice, al dinero y a otros objetos de la Catedral localizados en su domicilio. La segunda se centró en las sustracción de correspondencia de sus vecinos.

Más información