Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La autopista Pau Casals gana unos 600 vehículos gracias a los nuevos descuentos

La Generalitat anuncia que se han repartido 7.000 tarjetas Via-T para beneficiarse de las rebajas

La autopista Pau Casals, la C-32 cuando cruza el Baix Llobregat y el Garraf, ha ganado unos 600 vehículos diarios en los dos últimos meses, aumento que podría vincularse a la nueva política de bonificaciones en los peajes acordada por la Generalitat y el grupo Abertis a finales del año pasado para intentar impulsar el uso de las autopistas C-32, tanto en el tramo sur como en el del Maresme, y de la C-31 a su paso por Mollet. La autopista del Garraf tuvo el año pasado una intensidad media diaria de 20.492 vehículos, lo que supone que se habría producido una mejora de un 3%.

Tanto la Generalitat como el grupo de concesiones consideran halagüeña la cifra de crecimiento, que no facilitaron para ningún otro tramo afectado por los nuevos descuentos, y consideran que podría incrementarse en los próximos meses. Desde que se pusieron en marcha los nuevos descuentos, vinculados al uso de aparatos de pago automático Via-T, la Administración y la compañía han repartido alrededor de 7.000 de esos aparatos.

Según una nota remitida este mediodía por la Generalitat, 120.000 usuarios se benefician de las nuevas tarifas reducidas de la C-32, en donde se puede llegar a pagar un 30% menos en el tramo Castelldefels-Sitges y un 10% menos en el peaje que une Montgat y Mataró, de la misma autopista en su tramo norte.

Los nuevos descuentos siguen la tendencia marcada desde hace dos años por el Gobierno de la Generalitat: están restringidos al uso del vehículo en días laborables. Asimismo, ese descuento estrenado a principios de año se suma a los que se pusieron en funcionamiento anteriormente, y que tienen en cuenta la recurrencia de paso por un peaje, la ocupación del vehículo (descuentos a partir de tres personas) y las emisiones de los vehículos.