Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibarra cree que la nueva oficina judicial acercará “esa otra justicia” ágil y eficiente

Erkoreka reclama culminar la “descentralización” y el proceso competencial

La nueva oficina judicial que este viernes se ha implantado en Vitoria, la primera capital vasca a partir de la cual se extenderá al resto, tiene como principal objetivo liberar al juez de las labores burocráticas para que se dedique al 100% a dictar sentencias y a resolver los litigios. El resto de la actividad de la nueva oficina judicial, desde la recepción y tramitación de escritos hasta las ejecuciones y las notificaciones se racionalizará en diversas unidades comunes de apoyo en las que trabajará personal especializado. Al frente estará, casi como un gerente, el secretario judicial.

El cambio ha sido saludado por el presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Juan Luis Ibarra como un avance hacia “esa otra justicia” “más ágil y eficiente”, como un importante esfuerzo en ese camino pero que debería ir acompañado de otros que permitieran “culminar el proceso competencial”. 

Los sindicatos CC OO, ELA, LAB, CGT y UGT aprovecharon la presencia del Secretario General de la Administración de Justicia de la administración central, Joaquin Silguero, de Irún, para empapelar el suelo de atrio del Palacio de Justicia con críticas al proyecto “de privatización del Registro Civil”.

Minutos antes del cóctel y de los pintxos que se sirvieron a los asistentes, directamente desde un espacio provisional habilitado en el Instituto de Medicina Legal, Ibarra ha explicado el objetivo de la transformación. “Las expectativas de los ciudadanos que vienen a buscar justicia quedarán injustamente defraudadas, incluso para el litigante a quien le den la razón, si la resolución se dicta en tiempo tardío, si se siente perdido en un proceso inexcrutable y opaco y se le trata de forma hosca con un lenguaje ininteligible”, ha explicado.

Erkoreka ha sido el último en tomar la palabra frente a Ibarra, Silguero, la presidenta de la Audiencia Provincial de Álava, Mercedes Guerrero, el fiscal-jefe, Josu Izaguirre, y el juez decano de Vitoria, José Luis Núñez, entre otros. Aunque reconoció que aumenta la descentralización de la administración de justicia, insistió en que las competencias atribuidas “no suponen, ni de lejos, la plena culminación de las aspiraciones competenciales” máxime cuando entre otras muchas, se encuentra precisamente la transferencia de los secretarios judiciales o la eliminación de carácter unitario de los cuerpos al servicio de la Administración de Justicia.

“Y no es una reivindicación identitaria”, sino “una reclamación basada en sólidas razones de eficacia y eficiencia”, ha argumentado el consejero. Todos los interlocutores han puesto a los ciudadanos en el centro de las reformas. Incluso el aperitivo se ha servido  en pleno atrio sin discriminar a los invitados del resto de los ciudadanos.