Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
DOLORES GUILLAMÓN / Presidenta de la Cámara de Castellón

“Sin el aeropuerto de Castellón abierto nunca sabremos si es viable o no”

La empresaria se muestra convencida de que la infraestructura pondrá a Castellón en el mapa

La presidenta de la Cámara de Castellón, dolores Guillamón.
La presidenta de la Cámara de Castellón, dolores Guillamón.

Dolores Guillamón (Castellón, 1952) es la presidenta de la Cámara de Comercio de Castellón desde julio del pasado año pasado. En su, de momento, breve estancia ha atravesado uno de los momentos “más difíciles” tras la condena a cuatro años de cárcel por fraude fiscal del ex secretario general, Carlos Fabra. Su defensa tras la sentencia le granjeó una de las primeras críticas como presidenta de la institución. Guillamón fía todo el futuro de Castellón al aeropuerto y sostiene que hay que acabar con la economía del ladrillo.

Pregunta. ¿Qué ha supuesto la eliminación de la cuota obligatoria de las empresas?

Respuesta. No es ningún secreto que lo hemos estado pasando muy mal, incluso todavía hoy lo pasamos mal. Pero hemos sabido reinventarnos un poco, resurgir de las cenizas y hemos empezado a trabajar en segmentos de mercado. Nos hemos tenido que reinventar y ser una empresa de servicios. Ahora hacemos mucho hincapié en la internacionalización y la formalización. Sobre todo, ayudar a las empresas a salir del país.

P. ¿Ve posible desaparición de la Cámara o integración en una autonómica?

R. La Cámara de Comercio como tal no puede desaparecer nunca porque tiene un papel muy importante para todas las empresas provinciales. Y que se integre en una sola cámara autonómica, tampoco. Sí que es cierto que algunas se tienen que reestructurar o que desaparezcan algunas pequeñas, pero no agruparnos todas en una.

P. ¿Qué le pide a las Administraciones?

R. Sobre todo, que se impliquen mucho más, pero le reivindicaríamos el corredor mediterráneo y el aeropuerto. Tenemos que ser igual que el resto de las provincias y que nuestras empresas compitan en igualdad de condiciones. Ambas infraestructuras son fundamentales. Castellón se queda ya muy atrasado siendo el furgón de cola de toda la comunidad.

P. El aeropuerto lleva muchos años de bloqueo, ¿en qué ha podido afectar este retraso?

R. Ha afectado muchísimo. En años tan difíciles como ahora, de tenerlo hubiéramos podido desarrollar un segmento tan importante como el turismo, que tiene un peso específico en la economía. Nos ha retrasado tantísimo que seguimos siendo el furgón de cola de la Comunidad Valenciana.

P. ¿Qué pasará si no trae los beneficios proclamados?

R. Que lo hagan, que ya nos encargaremos nosotros. No sé si ha quedado claro.

P. Si lo explica mejor…

R. Pues es muy sencillo, si no está hecho nunca sabremos si es viable o no lo es. Si está hecho ya se encargará la persona que lo gestione de que tenga rendimiento y dé dinero.

P. Ahora no hay grandes proyectos turísticos previstos.

R. No hay grandes proyectos pero repito que el aeropuerto se tiene que poner a funcionar porque traerá turismo y traerá inversores a nuestra provincia.

P. ¿Tenemos suficientes plazas hoteleras para las expectativas del aeropuerto?

R. En Castellón ciudad sobramos muchas [Guillamón es propietaria de un hotel en el centro de la ciudad], pero en la costa, indudablemente, hacen falta. En el momento que el aeropuerto funcione se van a crear sí o sí.

P. Está fiando todo al aeropuerto…

R. Es que es fundamental para nuestro desarrollo. El que no lo quiera ver está de espaldas al futuro.

P. El mundo empresarial de Castellón apostó su crecimiento al desarrollo urbanístico. ¿Sigue siendo esta la apuesta de futuro?

R. Teníamos las miras puestas solo en el ladrillo y eso es lo peor que nos ha podido pasar porque hemos tenido solo un monocultivo: cerámica y ladrillo. Y lo estamos pagando. No creo que sea momento para que solo se visualice la inmobiliaria o el azulejo. Tenemos que abrirnos a algo más.

P. ¿Ha acabado la crisis como dice Rajoy?

R. Yo no veo todavía las flores de los brotes verdes, pero sí que es verdad que los indicadores económicos que tenemos reflejan que estamos saliendo, pero nos va a costar muchísimo.

P. Su etapa ha estado marcada por la condena de Carlos Fabra, ex secretario general. ¿Cómo calificaría su paso?

R. Es una etapa ya cerrada. Es verdad que vino con unas ideas muy novedosas, son ideas que estamos intentando llevar a cabo y esperamos que fructifiquen. Pero es una etapa totalmente cerrada.

P. ¿Entendió las críticas por apoyar a un condenado por fraude como representante de la institución?

R. Yo intenté aguantar el chaparrón lo mejor que pude porque era algo que no atañía a esta Cámara, parezca bien o mal era así. Si a mí viene un juez y me dice que despida a este señor lo tengo que acatar, pero si no es así no podía hacer nada. Era una persona con plaza fija.

P. ¿Pero entendió la crítica social?

R. La gente muchas veces se pasa en sus especulaciones sobre los casos que hay detrás. En ese sentido sí que lo entiendo. Pero forzarme a mí a hacer una cosa que no debía hacer, no.

P. Era una situación cuestionable.

R. ¿Y para mí era divertida? Intentamos hacerlo lo mejor que pudimos, fue difícil pero lo conseguimos.

</CF>