Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La participación de cargos públicos fue decisiva para los negocios de Gürtel

El ‘número dos’ de la trama anota en su agenda una reunión con Cotino, García y Pérez Boada

La actividad desarrollada por la trama Gürtel en Valencia “no hubiera podido ser tan prolífica ni tan económicamente ventajosa” sin la participación de cargos de la Generalitat valenciana en los negocios de Orange Market, la principal sociedad de la red de empresas de Francisco Correa en la Comunidad Valenciana. Y para ello, según el informe que la policía elabora a partir de la agenda personal del número dos de Gürtel, Pablo Crespo, “el papel de Álvaro Pérez”, El Bigotes, “fue fundamental”.

La trama logró más de 20 millones de euros en concursos públicos en los que se vulneraron los principios establecidos en la Ley de Contratación de la Empresa Pública, como la creación del stand de la Comunidad Valenciana para Fitur, la “multitud de actos y eventos” de las consejerías de la Generalitat o la retransmisión de la visita del Papa en 2006 a Valencia.

En las anotaciones de Crespo constan nombres de cargos de la Generalitat vinculados con los negocios de la organización y siempre relacionados con El Bigotes. Incluso, tras una conversación con el entonces vicepresidente del Consell, Víctor Campos, apunta el posible reparto de puestos en la Administración para el carrusel de nombres de la órbita de Pérez, entre los que, además de Campos, “que se convertirá en presidente de la Diputación de Castellón”, aparecen Ricardo Costa, “vicepresidente o consejero de Economía” o el director general de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), Pedro García.

Crespo “quería implicar más a Ricardo [Costa] en las operaciones de la organización como persona importante para ellos” y destaca su nerviosismo por la preparación de la adjudicación del concurso de RTVV para la retransmisión de la visita del papa Benedicto XVI. Asimismo, consigna la preocupación de García. Otros nombres apuntados por Crespo son el de Vicente Rambla y Alicia de Miguel, que “ostentarían cargos en la consejería de Sanidad”.

Crespo también anotó en su agenda una reunión con el entonces consejero de Agricultura, Juan Cotino, el director de RTVV y el comisionado del Patronato de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias, Enrique Pérez Boada, en la que habló de “sonido, pantallas, luz y Canal 9”, con el sobreentendido de que el desaparecido ente público sería, cinco meses después, el encargado de la adjudicación de audio y vídeo para la retransmisión del evento.

El informe de la policía destaca que “Pablo [Crespo] no solamente es conocedor de lo anterior, sino que además se reúne con las personas de las cuales depende en gran medida la adjudicación del contrato público finalmente realizado por la organización”.

Por otra parte, el juez instructor del caso Gürtel en el Tribunal Superior de Justicia valenciano ha solicitado a la Consejería de Sanidad que indique si las facturas relativas a la ampliación del Hospital Clínico de Valencia en el año 2008, generadas con algunas de las mercantiles investigadas, pasaron por el Gabinete del entonces consejero Manuel Cervera.