Lavalin aún no ha presentado el aval para gestionar el aeropuerto de Castellón

La empresa asegura que lo entregará a tiempo El Consell adjudicará la gestión en una semana

Las pistas del aeropuerto de Castellón.
Las pistas del aeropuerto de Castellón.ÀNGEL SÁNCHEZ

El Consell tiene previsto cerrar el capítulo de la gestión del aeropuerto de Castellón en una semana, justo cuando se van a cumplir tres años desde la pomposa inauguración a cargo del expresidente de la Diputación y del PP de Castellón, Carlos Fabra, y el expresidente del Consell, Francisco Camps. La sociedad pública Aeropuerto de Castellón tiene previsto convocar un consejo de administración a comienzos de la próxima semana para aprobar la adjudicación del contrato de explotación a la multinacional canadiense SNC Lavalin Aeroports.

El grupo todavía tiene que aportar el aval económico al Gobierno valenciano, pero fuentes del Consell aseguran que tras los últimos contactos con Lavalin está previsto que lo entreguen esta semana. “Lo aportarán antes del consejo de administración”, han indicado.

Con la adjudicación, el gobierno valenciano pone fin a un camino iniciado hace más de un año para lograr que alguna empresa se hiciera cargo de la instalación después de romper relaciones con Concesiones Aeroportuarias, el grupo que se encargó de la construcción y que, a cambio, debía explotarlo en los próximos 50 años. Tras una oferta de compra frustrada, el Consell contrató una asesoría para que señalara la forma en la que debía resolver la situación. Finalmente, y tras descartar la gestión directa, se optó por licitar la gestión con un contrato por el que se pagarán 25 millones en 20 años. Algo no previsto el en proyecto inicial.

Lavalin ha sido la elegida por su amplia experiencia en el sector (gestionan varios aeropuertos), pero la oposición la ha puesto en duda porque una de sus filiales está incluida en la lista de firmas inhabilitadas por el Banco Mundial por transgredir las disposiciones sobre fraude y corrupción.

El contrato para la explotación abarca dos fases. Una de cinco meses y medio para que el adjudicatario finalice el proceso de certificación y obtenga todos los permisos necesarios para que el aeropuerto pueda operar. Ello exige que la empresa contratada haga un desembolso previo de tres millones de euros porque faltan equipamientos y servicios informáticos. La segunda fase es la de explotación y se prolongará durante veinte años.

El casi medio año necesario para la obtención de todos los permisos hace prácticamente inviable que el aeropuerto pueda abrir para la próxima temporada estival, tal y como preveían desde el gobierno valenciano. Si los plazos se cumplen, la explotación de la infraestructura arrancaría a partir de septiembre de este año.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El PSPV ha denunciado este martes la opacidad del Consell en la tramitación de esta adjudicación. La diputada autonómica, María José Salvador, ha indicado que el vicepresidente del Consell y presidente de Aerocas, José Ciscar, “todavía no ha dado la cara” en Les Corts ante las peticiones de comparecencia. Salvador ha criticado que en la Comisión de Industria de este miércoles fuera el secretario autonómico José Monzonís quien diera explicaciones. “No ha contestado cuándo Lavalin entregará el aval, ni cuándo adjudica y tampoco si mantiene que el aeropuerto abrirá este verano”, ha dicho en un comunicado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS