El juez Aláez cambia de juzgado y dejará la investigación del Alvia

El cambio se producirá en unos meses, cuando el CGPJ nombre a otro juez para esa sala

El magistrado llegando al juzgado
El magistrado llegando al juzgado ÓSCAR CORRAL

El juez Luis Aláez, instructor del accidente del tren Alvia ocurrido el pasado 24 de julio en Santiago en el que fallecieron 79 personas, dejará en unos meses su actual juzgado y por lo tanto la investigación del caso. Así lo ha decidido el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que otorgó a Aláez el traslado que él mismo había solicitado por motivos personales a otro juzgado de la misma ciudad. En el aire queda ahora saber cuándo se producirá ese cambio y quién continuará la investigación.

Más información
El juez dice que Adif “jugó con la vida de muchas personas”
Adif supo del riesgo de una curva similar a Angrois hace 12 años
Los Alvia siguen sin control de velocidad medio año después
Un maquinista avisó del riesgo de la curva antes del accidente
Así descarriló el tren de Santiago
“Si hubiera visto el peligro, no habría atendido el teléfono”
Así reconstruye la policía científica el accidente de Angrois
La última llamada del tren
Seis meses de incógnitas en Angrois, por S. VIZOSO
Consulte toda la información del accidente de Santiago

El juez Aláez era desde hace cuatro años el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago, el que por azar estaba de guardia el día del accidente. Desde entonces ha centrado su investigación en averiguar si al siniestro contribuyeron otras causas además del despiste admitido por el propio maquinista del tren, Franciso José Garzón, actualmente único imputado. Sus sospechas de que Adif y Renfe no hicieron todo lo posible para evitar el error humano han causado un importante malestar en las cúpulas de ambas empresas públicas. Sin embargo, fuentes muy próximas a Aláez siempre han desvinculado su petición de traslado de cualquier presión política. Según estas fuentes, Aláez ya llevaba tiempo queriendo cambiar de juzgado y aprovechó la oportunidad que le surgió cuando el pasado 26 de diciembre, cinco meses después del accidente, el CGPJ ofertó 65 plazas vacantes en toda España, entre ellas el Juzgado de lo Penal número 1 de Santiago. Aláez pidió entonces el traslado a esa plaza que ahora le acaba de ser otorgada.

Aláez no será sustituido de inmediato por un juez suplente de carácter provisional sino que permanecerá investigando el caso hasta que el CGPJ entregue nuevamente en propiedad la que hasta ahora era su plaza en el Juzgado de Instrucción número 3. Según informa el poder judicial, el propio Aláez “comunicó hace días por escrito al CGPJ su disposición a mantenerse en el Juzgado que ocupa actualmente, y por tanto a continuar con la investigación del accidente […] hasta que pueda ser sustituido por otro titular”. Para ello se tendrá que convocar otro concurso de traslados, proceso que podría durar varios meses. Esta opción en la que se evita recurrir a un juez suplente provisional era la que venían defendiendo las víctimas del accidente.

Por otra parte, la Audiencia Provincial de A Coruña ha ratificado en un reciente auto que dos de los tres peritos judiciales que analizan las circunstancias del accidente sean funcionarios de la Xunta. La Audiencia confirma que su elección a propuesta del Gobierno gallego se debió a razones económicas pero no considera que ser funcionarios afecte a su imparcialidad. También recuerda que, además de este recurso ahora rechazado contra el nombramiento en sí, las partes interesadas tienen la posibilidad de recusar directamente a los peritos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS