Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las reclamaciones sobre privacidad en Internet se disparan un 50%

La Agencia de Protección de Datos recibe 150 consultas en lo que va de año

El director de la Agencia Vasca de Protección de Datos, Iñaki Pariente, en su despacho en la sede de la entidad en Vitoria.
El director de la Agencia Vasca de Protección de Datos, Iñaki Pariente, en su despacho en la sede de la entidad en Vitoria.

La Agencia Vasca de Protección de Datos celebra hoy su décimo aniversario. Una década en la que su labor ha cambiado de forma “radical”, según apunta su director, Iñaki Pariente, principalmente por la irrupción de Internet, lo que ha provocado, no solo un cambio de paradigma en la labor propia de la institución, sino también en la vida cotidiana de la ciudadanía. Esto se ha traducido en un incremento de las consultas y quejas. Solo en lo que va de año, la Agencia ha recibido 150 llamadas de particulares, casi las mismas que todo 2012, fundamentalmente sobre Internet y protección de datos, lo que sumará a finales de año un total de entre 800 y 900 consultas. Aproximadamente un 50% más que en 2013, según cálculos de Pariente.

“Ya el año pasado detectamos un incremento paulatino del número de consultas, que estos primeros meses han venido a confirmar”, apunta el responsable de la Agencia. La tecnología y sus usos impregnan muchos de los asuntos que a diario ve la institución, “un panorama en el que además hay un importante desconocimiento de los riesgos” que se pueden producir en protección de datos.

“Los móviles que ahora llevamos en los bolsillos son ordenadores, guardan miles de fotografías, de información, de búsquedas que hemos hecho en Internet o páginas que hemos consultado. Cosas que son muy importantes proteger y sobre las que no todo el mundo está concienciado”, ilustra Pariente.

El director pone como ejemplo las decenas de aplicaciones que a diario se descargan en los teléfonos móviles y cuyos contratos poca gente lee. Herramientas que, como recuerda Pariente, suelen acceder a álbumes de fotos, listas de contacto o a los datos de localización del teléfono móvil, y, por lo tanto, de su usuario. “Algunas de esas empresas comercializan o ceden esa información y esas condiciones aparecen en los contratos. No hay que actuar, por tanto, alegremente”, recuerda Pariente, que anima a todos los usuarios que sospechen que se puede estar haciendo una mala utilización de sus datos a, primero informarse, y después denunciarlos. Otro ejemplo, “que una compañía de teléfonos con la que nunca hemos tenido relación nos llame para ofrecernos algo hay que denunciarlo directamente porque no tienen que tener ningún motivo para tener nuestros datos”.

El director de la institución anima a denunciar los malos usos

El responsable de la Agencia aconseja “ponerse en situaciones concretas para entender lo que te puede pasar. Hay que saber que una fotografía mal puesta, una información mal dada a una persona que no conoces o en un contexto que no controlas puede acabar en cualquier sitio y eso generarte un perjuicio a medio plazo”. Para Pariente, a nadie le debiera extrañar que si una persona no tiene su perfil de Facebook cerrado, este haya sido consultado por quien, entre otras cosas, le va a hacer una entrevista de trabajo.

Pero los problemas que puede tener un ciudadano respecto a la custodia y acceso a sus datos no sólo se producen con empresas privadas, también con la Administración. Uno de las casuísticas que expone Pariente es la de los diversos boletines oficiales. Documentos que se pueden consultar de forma íntegra en Internet y que contienen multas de tráfico u otras sanciones además de otros datos de ciudadanos.

“Estos problemas hoy en día son muy habituales. También los indultos. Existe una ley que establece que cuando una persona es indultada se debe publicar un real decreto en el BOE. Pero claro, es un tema muy complicado. Alguien pudo cometer un delito hace mucho tiempo, le indultaron, pensaba que todo su pasado delictivo había terminado pero se encuentra en Internet con esa información”, explica Pariente.

Pariente: “Una fotografía mal puesta te puede causar un perjuicio”

Para el director de la institución, la ley debe cambiar para garantizar una protección de datos mucho más efectiva que la actual. Pero, como cualquier cosa relacionada con Internet, mientras “la ley va muy despacio, la tecnología, muy rápido. La ley de Protección de Datos es de 1999, cuando Internet no era ni algo parecido a lo que es ahora. Es muy difícil adaptarse, es cierto, pero hacemos lo que podemos”.