Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP y el PSPV aprueban la ley que reduce de 29 a 18 los miembros del CES

Compromís pide una reforma "mucho más profunda"

EUPV critica que los populares no hayan buscado el consenso

El pleno de las Cortes ha aprobado este miércoles, con los votos a favor de los grupos popular y socialista, la nueva Ley del Consejo Económico y Social (CES) de la Comunidad Valenciana, que reduce de 29 a 18 sus miembros, de forma que se ha superado la mayoría cualificada de tres quintos necesaria para dar luz verde a la norma. Compromís y Esquerra Unida del País Valencià (EUPV) se han abstenido.

Populares y socialistas ya alcanzaron el pasado noviembre un acuerdo para rebajar el número de miembros del CES con el argumento de adaptar su composición "a la realidad" actual y lograr "mayor eficacia" en su funcionamiento.

El proyecto de ley indica que el CES tendrá un presidente y, además, estará constituido por cinco representantes sindicales y cinco de organizaciones empresariales. También habrá un miembro del sector de la economía social; otro del sector primario; uno de organizaciones de consumidores, usuarios o vecinos; otro de corporaciones locales; y un representante del Consejo de Cámaras de Comercio. Finalmente se compondrá de dos expertos en asuntos relacionados con las competencias del Comité.

El diputado del PP Rubén Ibáñez ha explicado que se han "reorganizado" los grupos que forman el CES, se ha realizado una "estructuración de contenidos con una sistemática que facilite la lectura y comprensión" y se ha "adecuado" la ley a la reforma estatutaria de 2006 y al ordenamiento jurídico vigente.

El parlamentario socialista Jordi Serra, por su parte, ha destacado que el apoyo de su grupo a esta reforma del CES no es "un cheque en blanco ni para el Consell ni para el grupo que lo sustenta", y ha valorado el "acuerdo de mínimos" alcanzado, así como que se hayan aceptado seis enmiendas de su grupo para "mejorar" el texto.

No obstante, ha asegurado que los socialistas no comparten la "justificación" que hace el PP de la reforma "por el ahorro que puede suponer la reducción de miembros", ya que los integrantes del CES han estado trabajando estos años en condiciones "precarias", ha argumentado.

Por su parte, la diputada de Compromís Mireia Mollà ha pedido una reforma "mucho más profunda" para mejorar este organismo, ya que considera que únicamente se ha hecho "un baile de cifras" y una "operación de maquillaje". Así, ha defendido las enmiendas de su grupo para hacer que el CES sea "mucho más referente, vinculante, independiente y democrático". Mollà también ha planteado que el presidente no sea elegido "a dedo por el Consell" y que el mandado sea para cuatro años.

La portavoz de EUPV, Marga Sanz, ha criticado que el PP no haya buscado "consenso" para aprobar esta ley y se haya conformado con "los votos necesarios suficientes" para alcanzar la mayoría cualificada requerida. En este sentido, ha expresado la "insatisfacción política" de su grupo por verse "una vez más, fuera de posibles acuerdos". Sanz ha denunciado la "criminalización de lo público" que, a su juicio, hacen los populares, y ha asegurado que el CES ya está trabajando "con eficacia y eficiencia" y "desde la más pura austeridad".