Gipuzkoa presenta un plan de residuos sin definir dónde irá el “depósito de inertes”

La Diputación calcula en 131 millones el coste de todas las infraestructuras Espera abrir a finales de 2015 la planta que sustituye a la incineradora

El diputado de Medio Ambiente de Gipuzkoa, Iñaki Errazkin, en primer término, con el vertedero de Zarautz al fondo.
El diputado de Medio Ambiente de Gipuzkoa, Iñaki Errazkin, en primer término, con el vertedero de Zarautz al fondo.JAVIER HERNÁNDEZ

La Diputación de Gipuzkoa ha presentado este miércoles en Zarautz su plan foral de residuos, bautizado como "Una Gipuzkoa sostenible sin vertederos", en el que se contempla la apertura de un "depósito de inertes" cuya ubicación no ha concretado el diputado de Medio Ambiente, Iñaki Errazkin. La propuesta del Gobierno foral de Bildu prevé la construcción de tres plantas de compostaje y una de tratamiento mecánico biológico en Zubieta, que sustituirá a la incineradora.

El plan de residuos estará operativo a finales de 2015, cuando se prevé el cierre de los tres vertederos -Urteta (Zarautz), Lapatx (Azpeitia) y Sasieta (Beasain)- que actualmente están abiertos en Gipuzkoa, un año más tarde de los plazos que hasta ahora había dado Errazkin.

El diputado de Medio Ambiente ha explicado que la planta de tratamiento mecánico-biológico tendrá capacidad para tratar hasta 170.000 toneladas anuales de basura, se construirá en Zubieta y "entrará en funcionamiento a finales de 2015". En este mismo emplazamiento se abrirá una planta de compostaje con una capacidad máxima para 30.000 toneladas. El resto de compostaje se dirigirá a Lapatx (3.500 toneladas), que ya está operativa, y a Epele (10.000 toneladas), en proceso de construcción en Bergara.

El punto más polémico del plan de residuos radica en la apertura de un vertedero para la materia orgánica -la Diputación lo denomina "depósito de inertes"- que no se puede recuperar, cuya localización "se concretará este año", ha indicado Errazkin, quien ha asegurado que en este lugar se almacenarán los desechos "inertizados" que "no generarán olores, ni contaminación". Dicho depósito, para 65.000 toneladas anuales, también estará en marcha a finales de 2015.

La Diputación ha establecido un calendario para el cierre de los tres vertederos, de tal modo que el de Zarautz dejará de ser útil a finales de este año. Posteriormente, el de Lapatx se cerrará en abril de 2015, y quedará abierto el de Sasieta hasta finales del año que viene.

La propuesta de la institución foral prevé un coste total de 131 millones de euros, "frente a los 400 millones de la incineradora", según el diputado, y la creación de "un centenar de puestos de trabajo".

En una presentación en la que han tomado parte la presidenta del Consorcio de Residuos (GHK), Ainhoa Intxaurrandieta, la presidenta de la Mancomunidad de Urola Kosta, Amaia Guruzeta, y el alcalde de Zarautz, Juan Luis Illarramendi, todos ellos de Bildu, el diputado Errazkin se ha negado a contestar en castellano a las preguntas de los periodistas pese a que los organizadores del acto no han preparado un sistema de traducción simultánea, como sucede en las ruedas de prensa que se celebran en el palacio foral.

Errazkin ha rechazado en varias ocasiones responder a las preguntas que se le han formulado en castellano, lo que ha provocado la protesta de varios informadores. Miembros del Gobierno foral han argumentado que el acto estaba organizado por la Mancomunidad de Urola Kosta y merecía un "respeto" su decisión de hacerlo íntegramente en euskera.

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS