Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La directora financiera que no sabía

Ester Ventura se desmarcó ante el juez de los pagos opacos a Manté desde Innova

Un documento del sumario deja en evidencia que su control estaba bajo su responsabilidad

Ester Ventura.
Ester Ventura.

La exdirectora económica y financiera de Innova, el grupo de empresas municipales de Reus (Baix Camp), Ester Ventura, se encuentra en un complejo laberinto judicial. Ventura declaró imputada la semana pasada ante la fiscalía y el juez de instrucción 3 de la ciudad, quienes investigan junto a la Guardia Civil el caso Innova, un largo listado de presuntas irregularidades cometidas en los últimos años en las sociedades del hólding. La ejecutiva fue interrogada durante más de tres horas por el pago desde Innova —dirigida por el expresidente del Instituto Catalán de la Salud (ICS), Josep Prat— de 720.000 euros entre 2007 y 2011 a CCM Estratègies i Salut, una empresa de Carles Manté, exdirector del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), por trabajos de asesoría supuestamente nunca hechos.

El relato de Ventura es una pieza clave para desentrañar el caso, ya que fue la mano derecha de Josep Prat. Sin embargo, la empleada municipal entró numerosas contradicciones durante el interrogatorio: negó cualquier intervención en el pago de las facturas a Manté alegando que su trabajo se limitaba a contabilizarlas en un programa informático. Quien confirmaba las facturas era Prat, “todas y cada una de ellas”, sostuvo Ventura. La ejecutiva argumentó que no hizo ningún paso para saber si los trabajos se realizaban porque esta tarea no entraba en sus responsabilidades, y que tampoco sabe si alguien hizo alguna comprobación. Ventura aseguró que “ninguna de sus funciones tenía nada que ver con contratos”, también negó tener encargado comprobar la viabilidad económica de estos o si el proveedor cumplía con las características de cada concurso. En relación a las facturas, su función se limitaba a ejercer de contable, defendió Ventura ante el juez.

Sin embargo, estas tesis chocan con otro documento, también incluido en el sumario y cumplimentado hace poco más de un año por la propia Ventura o algún responsable de Innova en el que se describen al detalle las funciones de la directora financiera en el grupo de empresas municipales. Entre ellas queda clara que entre sus funciones está coordinar “los trabajos encargados a consultorías externas”, así como los aspectos jurídicos, técnicos y económicos de los “contratos con terceros”, y también el seguimiento de la ejecución de encargos, relata el cuestionario.

Ventura rehusó ante el juez haber rellenado el documento, rechazó tener encargadas estas funciones y, además, achacó algunas de estas a personas directas del círculo de Prat. El juez preguntó a la ejecutiva si los pagos a Manté se hicieron con dinero público, a lo que ella contestó que “no entendía la pregunta” y que “al señor Manté se le pagó con dinero de Innova”. El Ayuntamiento de Reus acumula una deuda de 356 millones de euros, de los que el 70% pertenecen a Innova.

Ventura fue directora económica financiera del entramado de empresas municipales desde 2002 a 2012. Pasó de cobrar del Ayuntamiento de Reus de 39.649 euros en 2006 a 87.439 en 2007. Y en los años siguientes su sueldo no paró de crecer: en 2011 cobró 99.860 euros, según la documentación que también hizo pública la fiscalía.

El juez acusa a la ejecutiva de presunta estafa, apropiación indebida, delitos contra la Administración Pública —prevaricación y malversación de caudales públicos—, blanqueo de capitales y falsedad documental. Los pagos a Manté provocaron una querella de Ara Reus, la CUP llevó el caso a la fiscalía y el Ayuntamiento se personó como acusación en el proceso. Ventura es la esposa del presidente de la Diputación de Tarragona, Josep Poblet, hombre fuerte de Convergència i Unió en la provincia y alcalde de Vila-seca (Tarragonès).

La exdirectora financiera de Innova, que continúa trabajando en el Ayuntamiento de Reus, ya declaró el 20 de junio debido a Shirota Functional Foods, una empresa de investigación nutricional que el Consistorio avaló con tres millones de euros pese a no tener la mayoría de las acciones de la sociedad. Debido a Shirota Ventura está imputada por prevaricación, malversación, contra la Administración Pública, delito societario y delito de omisión del deber de perseguir delitos, informó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Por no si fuera poco, Ventura se enfrenta ahora a otra investigación judicial: Tras declarar en los juzgados solicitó al juez salir por el parking para esquivar a los numerosos medios de comunicación que la esperaban. El magistrado rechazó la petición alegando que la salida debía hacerse por la puerta destinada al público “como todos los ciudadanos”, explicó el TSJC en un comunicado. Sin embargo, la exmano derecha de Prat hizo caso omiso a la advertencia y abandonó el juzgado a través del parking presuntamente tras haber engañado a los vigilantes de seguridad, con lo que el juez, visiblemente molesto, ha abierto una investigación por el incidente.