Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las cuentas públicas

PSE exige aclaraciones al Gobierno por el “parcheo” del Consejo de Finanzas

La Diputación de Gipuzkoa reclama la reforma de la ley de Aportaciones

El PSE ha presionado este viernes al Gobierno, cuyos presupuestos para este año apoyó, para que explique el acuerdo al que llegaron el consejero de Hacienda, Ricardo Gatzagaetxebarria, y los tres diputados generales en la reunión del Consejo Vasco de Finanzas de este jueves, que tanto satisfizo a las partes.

El Ejecutivo acabó pagando 10 millones a las dos provincias más enfadadas con el desjuste que se producía por la elevada recaudación de Bizkaia con la actualización de balances —120 millones de los 127 totales—. Álava recaudó dos y Gipuzkoa cinco, y ello les obligaba a rascarse el bolsillo y tener que aportar más de cuatro veces lo recaudado. El Gobierno compensó ese hecho.

Visto el resultado, el socialista Txarli Prieto ha reclamado al consejero de Hacienda que dé explicaciones sobre la “componenda” de la última reunión del Consejo y sobre sus previsiones relativas a la metodología que instauró la propia ley de Aportaciones, que regula esos flujos económicos.

En una solicitud de comparecencia en la Cámara registrada este viernes, Prieto recuerda que el Consejo de Finanzas decidió “parchear un problema de financiación institucional que se viene arrastrando desde hace muchos años y para el que nunca se encuentra solución”. En su opinión, con esta nueva “componenda se procede a compensar los efectos económicos del reparto entre territorios de los ingresos extraordinarios obtenidos por la actualización de balances en el Impuesto de Sociedades”.

El portavoz de los socialistas en las Juntas Generales de Bizkaia, Iñaki Egaña, también ha criticado el acuerdo porque “distorsiona” la normativa recogida en la ley de Aportaciones y hace que en este caso Bizkaia pueda salir perjudicada. El grupo socialista interpelará en las Juntas Generales al diputado general vizcaíno, José Luis Bilbao, para que explique las consecuencias del acuerdo alcanzado en la cita de anteayer.

El portavoz de UPyD, Gorka Maneiro, ha firmado que “el lío habido en el Consejo vuelve a demostrar que las Diputaciones sobran y estorban y que la arquitectura institucional de Euskadi es irracional y absurda, instaura la opacidad y el enredo y perjudica claramente a los ciudadanos”. UPyD también va a obligar al Ejecutivo a pronunciarse sobre este último “enredo” del Consejo de Finanzas, ya que ha presentado una pregunta para uno de los próximos plenos de control del Parlamento, en la que también inquirirá si el Gabinete de Iñigo Urkullu “piensa hacer algo para no repetir el ridículo”.

Los socialistas pedirán también respuestas en las Juntas  Generales de Bizkaia

La Diputación de Gipuzkoa, una de las beneficiadas por la ayuda del Ejecutivo, ha vuelto a expresar su satisfacción por el acuerdo alcanzado sobre el reparto de los ingresos, aunque insistió en que no se puede andar así reunión tras reunión y que debe reformarse la ley de Aportaciones, que, en su opinión, genera “graves desequilibrios estructurales”. La diputada de Hacienda, Helena Franco, ha explicado en un comunicado que el acuerdo alcanzado “aminora” el desequilibrio generado en el reparto de los ingresos por actualizaciones de balances que, si se hubiera efectuado con el modelo que establece la ley de Aportaciones, habría supuesto una merma de 21,3 millones de euros para las arcas de la Hacienda guipuzcoana.

Sin embargo, el acuerdo corrige en 14 millones el perjuicio inicial, por lo que la merma se quedará finalmente en unos siete millones. “Aunque la solución no sea total, el acuerdo alcanzado supone una corrección significativa de la merma detectada”, ha añadido. Franco ha  argumentado que a través de la solución presentada por el Gobierno, de alguna manera, se acepta el fondo del problema planteado por Gipuzkoa: que la aplicación de la ley de Aportaciones origina desequilibrios estructurales. Además, Gipuzkoa ha presentado una propuesta para crear un órgano que estudie la “soberanía fiscal y económica” de Euskadi, un planteamiento que tuvo, según sostuvo ayer Franco una “buena aceptación” en la cita.

Las instituciones implicadas se han dado un plazo de 15 días para acordar el carácter y las funciones de este nuevo instrumento. La Diputación se reunirá el lunes con los alcaldes de Gipuzkoa para informarles sobre el desarrollo de la reunión del Consejo y para dar cuenta de la liquidación del Fondo Foral de Financiación Municipal del año pasado.