Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Acadèmia defiende su autoridad lingüística ante la presión del Consell

La consejera esgrime para cambiar la definición el informe del Consell Jurídic

El organismo da menos autonomía al órgano normativo que a la universidad

La consejera de Educación y Cultura, María José Català, y el presidente de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, Ramon Ferrer, en una reunión.
La consejera de Educación y Cultura, María José Català, y el presidente de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, Ramon Ferrer, en una reunión.

“La Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) considera que la definición de valenciano del Diccionari Normatiu Valencià es plenamente conforme con el ordenamiento jurídico, ya que deja constancia inequívoca de que el valenciano se define como la ‘lengua románica hablada en la Comunidad Valenciana’, por más que, con una denominación distinta, se comparta con otros territorios de la antigua Corona de Aragón, como así consta en el Dictamen sobre els principis i criteris per a la defensa de la denominació i l'entitat del valencià, aprobado por unanimidad en la reunión plenaria del 9 de febrero de 2005”.

El intento de obligar a la AVL a cambiar su definición del valenciano, auspiciada por el Consell que preside Alberto Fabra, ha llegado al extremo de poner en cuestión, esgrimiendo un informe del Consell Jurídic Consultiu (CJC), la autoridad de una institución de rango estatutario, creada para alejar de la agenda política los asuntos relativos a la lengua. La Acadèmia, que este jueves reunió a su junta de gobierno, respondió con un comunicado que defiende su autoridad normativa. “El dictamen del CJC ha dejado rotundamente claro que el valenciano es lo que la Acadèmia diga que es, en ejercicio de su función de determinar la normativa oficial del valenciano”, señaló la institución.

AVL: “La definición es conforme con el ordenamiento jurídico”

La consejera de Educación, Maria José Catalá, envió este jueves una carta al presidente de la AVL, Ramon Ferrer, en la que le instaba a “considerar las recomendaciones emitidas” por el CJC. Català pidió “que la definición de valenciano cumpla y se modifique, según lo que está previsto en el ordenamiento jurídico valenciano y el dictamen”, que no tiene carácter vinculante, y que considera en sus conclusiones que la definición del Diccionari “no se acomoda” a lo dispuesto en el artículo 6.1 del Estatut, donde se señala que “la lengua propia de la Comunidad Valenciana es el valenciano”.

La Acadèmia, que sostiene la misma denominación aunque añade que se trata de una lengua que se habla también en otros territorios donde recibe el nombre de catalán, se limitó a contestar que “el dictamen será objeto de estudio” por parte de la institución y los académicos. Y acto seguido se reafirmó en que la definición es “plenamente conforme con el ordenamiento jurídico”.

El dictamen del CJC niega a la AVL esa competencia, hasta el punto de sostener que no dispone de la autonomía de la que sí disponen las universidades, para decir que valenciano y catalán son la misma lengua. El CJC acusa a la Acadèmia de “extralimitarse” y de desnaturalizar “el carácter de lengua propia al extender la utilización del valenciano a otros territorios”.

En uno de sus pasajes, el dictamen califica de “extravagante, desde el punto de vista jurídico, la definición de valenciano”. Según el Consell Jurídic, la AVL “no es una institución científica de la Generalitat” sino una “institución pública de relevancia estatutaria creada con la específica función de defender, proteger y mantener la denominación y entidad de la lengua”. Por ello, el organismo consultivo concluye que “no es posible que la AVL dé una definición del valenciano de marcado carácter filológico”.

CJC: “No es posible que la Acadèmia dé una definición de carácter filológico”

La resolución fue acogida con perplejidad en el seno de la Acadèmia, en cuyo razonamiento algunos académicos detectaron parte de los gastados argumentos del expresidente de la Generalitat Francisco Camps, ignorados en el proceso de negociación para crear la institución a finales del siglo pasado. Camps, que entonces no era presidente, ha influido ahora en la redacción del informe como miembro nato del Consell Jurídic, donde interviene con voz pero sin voto, con el resto de integrantes del organismo que él mismo propuso en su día y que son todos del PP.

Según esa interpretación, la institución normativa, por restricciones jurídicas, no puede ir más allá de asegurar que el valenciano es la lengua oficial de la Comunidad Valenciana.

“Todos los diccionarios siguen una plantilla en sus definiciones de las lenguas, que recoge su filiación y los territorios donde se habla, así como sus diferentes denominaciones”, explicó un académico. “Eso es lo que hace nuestra definición. Pretender que la AVL no pueda hacerlo sería como invalidar el sentido de la institución”.

Las universidades avalan la definición de la Acadèmia

El sentir de la mayoría de académicos es mantener el Diccionari, que se ha publicado en la web, y preparar su edición en papel, que tardará unos seis meses. Si en el momento de enviar la resolución al Diari Oficial de la Comunitat Valenciana para institucionalizar esa publicación se produjese la negativa del Consell, la Acadèmia se vería abocada a acudir a los tribunales, según las mismas fuentes. “El Diccionari no es un instrumento jurídico sino un instrumento lexicográfico”, comentó un académico, “Y la entidad del valenciano no es un tema jurídico sino filológico”.

Así se pronunciaron las universidades. La Xarxa Vives recordó que la denominación y regulación de las lenguas “está sometida a la convención filológica de las academias y de las universidades”. Por su parte, Vicent Climent, rector de la Jaume I y portavoz de la conferencia de rectores valencianos, advirtió de que “no se puede ir contra el conocimiento” y añadió que “la posición científica es unánime” sobre el hecho de que valenciano y catalán son la misma lengua. Tras recordar que esa posición “está avalada” por el Supremo y el Constitucional, alertó de que la Generalitat “está a punto de salir de la Constitución en el tema de la lengua al no aceptar la jurisprudencia del máximo tribunal”.

La oposición acusa al PP de desgobierno en la Generalitat

La oposición acusó al PP de intentar dividir a los valencianos. “Estamos ante un Gobierno del caos”, dijo el secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, que señaló que el PP ha enfrentado a los propios órganos de la Generalitat. El portavoz de Compromís, Enric Morera, aseguró que el CJC “ha optado por la vía fácil para darle la razón al Consell” y defendió la actuación de la AVL. La portavoz de Esquerra Unida, Marga Sanz, criticó las injerencias del Consell y el PP en los organismos estatutarios.

El coordinador de UPyD, Romain Muzzati, acusó al PP de “arrastrar a los valencianos a una espiral muy peligrosa por un puñado de votos”

Por su parte, el secretario general del PP y consejero de Gobernación, Serafín Castellano, afirmó: “Los que apuestan por la colonización catalana no nos van a decir qué y quiénes somos”.

Más información