Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil registra el Ayuntamiento coruñés de Coristanco

La titular del Juzgado de Carballo también ha ordenado inspecciones en un grupo de empresas

Varias horas duraron ayer los registros en el Ayuntamiento de Coristanco y en un grupo de empresas con sede en el municipio, ordenados por el juzgado número 1 de Carballo que investiga, a raíz de una denuncia, la presunta comisión de los delitos de prevaricación y tráfico de influencias en contratas y licencias municipales. Agentes de la Guardia Civil se incautaron de numerosa documentación sobre contrataciones desde 2009 relacionadas con las sociedades Gesmaga, Construcciones Alejandro Martínez e Hijos, Contenedores Maracaná y Esmarlanz, todas administradas por José Manuel Martínez Pena. Las diligencias, que están bajo secreto, no han dado lugar de momento a ninguna imputación.

El alcalde de Coristanco, Antonio Pensado Plágaro, del PP, aplazó hasta esta tarde informar a los demás ediles de la corporación de este registro. La investigación partió, según fuentes municipales, de la querella de otra empresa del municipio, después de fallar en su intento de conseguir permiso para construir una planta de tratamiento de residuos procedentes de depuradoras. Fue Gesmaga la que logró en junio de 2013 la licencia municipal para crear unas instalaciones de compostaje y reciclaje, así como de depuración de lodos en el lugar de A Furoca, en la parroquia de San Paio.

“Todo es legal”, el proyecto “estuvo a exposición pública y pasó todos los procesos”, aseguró Martínez Pena, tras reseñar que Gesmaga “nunca trabajó para el Ayuntamiento de Coristanco”, ni le facturó nada, informa Europa Press. Está casi finalizada la construcción de la planta, contra la que presentaron alegaciones vecinos y la otra empresa que también optaba a un proyecto similar aunque en otra parroquia. Vecinos de A Furoca denunciaron el proyecto de Gesmaga ante el Seprona y la Consellería de Medio Ambiente por entender que carece de autorización para tratar lodos de depuradora, y que esas instalaciones estarían a menos de 500 metros de un río y un regato.

“Pueden mirar todo lo que quieran, no hay nada ilegal”, se defendió su dueño. Admitió que otra de sus sociedades investigadas, Construcciones Alejandro Martínez e Hijos, sí realizó obras de asfaltado y alcantarillado del Ayuntamiento. “Nos presentamos a muchas y cogemos alguna”, indicó Martínez. Negó cualquier vinculo entre esas contrataciones y la concesión de la licencia para Gesmaga. Insistió también en carecer de relación, “más allá de lo profesional”, con el alcalde de Coristanco. En cuanto a otra de sus empresas bajo sospecha, Esmarlanz, el empresario subrayó que es una promotora de Lanzarote “sin relación de ningún tipo con el Ayuntamiento” de Coristanco.