Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La renuncia a testigos en el juicio a Blasco debilita el intento de anular la causa

El exsubsecretario Català declina llamar a declarar al jefe de la Abogacía de la Generalitat

El exresponsable también rehúsa en el último momento quecomparezca el exconsejero Cabré

La renuncia a varios testigos en el juicio del caso Cooperación ha debilitado una de las grandes esperanzas de las defensas, que consiste en lograr la nulidad de la causa por la cambiante actuación de la Abogacía de la Generalitat. El argumento es que el servicio jurídico del Consell incialmente asesoró a dos de los acusados, el exsubsecretario de la Consejería de Solidaridad Alexandre Català y el ex director general de Cooperación Josep Maria Felip, y después pasó a acusarles solicitando para ellos altas penas de prisión. Si se aceptase por parte del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano o del Supremo que el proceder de la Generalitat ha sido inadecuado, la cuestión tendría consecuencias imprevisibles no solo para este primer juicio sino para el conjunto de la causa, en la que se investigan en global el desvío de ocho millones de euros de ayudas al Tercer Mundo en la etapa en que dirigía la consejería Rafael Blasco, que es el principal acusado.

La sorpresa ha saltado esta martes en la sesión del juicio en el TSJ, cuando la defensa de Català ha presentado un escrito en el que anunciaba su renuncia a que declaren Emilio Torrejón, director general de la Abogacía de la Generalitat, y Cristina Macías, secretaria autonómica de Presidencia y coordinadora del servicio jurídico. Ambos intervinieron inicialmente a favor de los acusados. Torrejón llegó a acompañar a Catalá en su primera declaración ante la juez, que entonces era la titular del juzgado número 21 de Valencia, Nieves Molina. La Abogacía de la Generalitat cambió después de criterio y ha solicitado 10 años y medio de cárcel para Català y penas similares para el resto de altos cargos acusados.

Como los testigos habían sido llamados por Català, su renuncia impide que el resto de defensas puedan interrogarlos. Parte de ellos, incluido el exconsejero y todavía diputado Blasco han basado buena parte de su estrategia de defensa en explotar las contradicciones de la Abogacía para conseguir la nulidad.

El letrado de Català ha entregado el escrito de renuncia a los testigos y ha abandonado acto seguido la sesión del juicio cuando todavía quedaban testigos por interrogar. La renuncia le ahorrará también la comparecencia al exconsejero de Justicia y fiscal de carrera Jorge Cabré, así como a quien fuera su jefe de gabinete Pablo Meléndez. Y, más en general, evitará un mal trago a los responsables del Gobierno valenciano.