Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz se ausenta del premio Lorca en Granada por problemas de protocolo

La Junta asegura que el Ayuntamiento impidió su intervención, pero este lo niega

Los Príncipes de Asturias junto a Díaz, en la Alhambra. Ampliar foto
Los Príncipes de Asturias junto a Díaz, en la Alhambra.

La agenda de este jueves en Granada de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, se vio alterada a última hora con la ausencia de la dirigente socialista en la entrega del premio internacional de poesía Ciudad de Granada-Federico García Lorca, al que asistieron los Príncipes de Asturias. Un encontronazo entre el alcalde de la capital, José Torres Hurtado (PP), y la presidenta que, en parte, empañó la entrega del galardón al poeta mexicano Eduardo Lizalde.

Un problema de protocolo con distintas versiones. El Consistorio no contó con su intervención, según la Junta, si bien el Ayuntamiento sostiene que sí estaba invitada a intervenir, y que fue el orden previsto el que no gustó a la Administración autonómica. La Junta considera una “falta de respeto” no dar a la presidenta el sitio que le corresponde y recrimina al Ayuntamiento no respetar las normas “más elementales” de protocolo.

Este jueves, Torres Hurtado y Díaz tenían previsto verse en dos actos, en la Alhambra, para acompañar a los Príncipes en la visita a la exposición Arte y culturas de Al Andalus. El poder de la Alhambra, y en la entrega del premio de poesía. En ninguno coincidieron.

Aunque las agendas de ambos lo recogían así días previos, al final ni el alcalde fue a la Alhambra, ni la presidenta al premio Lorca. Ella comunicó previamente su decisión a la Casa Real para justificar la ausencia. El Ayuntamiento de Granada, por su parte, lamentó lo ocurrido y aseguró que invitó a intervenir a Díaz. Pese a ello, el concejal de Cultura, Juan García Montero, aclaró que cualquier protagonismo que no sea el de la poseía y Eduardo Lizalde debe “quedar al margen”.

La mañana del jueves, sin embargo, transcurrió sin incidencias. La presidenta asistió a la constitución de Valderrubio como pueblo, el 169 de Granada y 772 de Andalucía. Culminó así su proceso de independencia de Pinos Puente. La presidenta aprovechó el acto para defender el derecho a independizarse de los municipios y criticar la reforma de la Administración Local aprobada por el Ejecutivo central. Díaz consideró necesario apostar por la autonomía de los ayuntamientos “capaces de mejorar la vida de los ciudadanos”. La presidenta de la gestora de Valderrubio, Francisca Blanco (PSOE), agradeció el apoyo de la Junta por responder al “sentir mayoritario de un pueblo capaz de velar por sus intereses”. Blanco que lleva años trabajando por cumplir el “sueño de un pueblo”, afirmó que afronta la nueva etapa con “la inocencia de un chiquillo y la experiencia de toda una vida en el campo de batalla”.

Con poco más de 2.100 habitantes, Valderrubio ha dejado de depender de Pinos Puente, a unos 9 kilómetros. Al pueblo se acercaron ayer varias decenas de personas de Stop Desahucios y monitores administrativos de colegios que recibieron a la presidenta de la Junta entre gritos.