Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide tres años para Cuervo por cobrar dos sueldos en el Sant Pau

El exgerente del hospital, Jordi Varela, afronta otros dos años por estafa

La Fiscalía ha pedido tres años de cárcel para José Ignacio Cuervo, exdelegado de la Generalitat en Madrid, por el doble sueldo que percibió en el hospital de Sant Pau. El fiscal acusa a Cuervo de un delito de estafa cometido por funcionario público, lo mismo que a Jordi Varela, que fue gerente de unas de las tres fundaciones que integran el centro hospitalario. En el caso de Varela, la petición es de dos años de prisión. Para Jordi Bachs —exgerente de otra de las fundaciones y también imputado— solicita el archivo al no apreciar indicios de delito.

La presunta estafa cometida por Cuervo y Varela es el único episodio de las muchas irregularidades del Sant Pau que, por el momento, ha prosperado en el juzgado. El magistrado archivó el caso de los sobresueldos y contratos ficticios con directivos —entre ellos, el exgerente Ricard Gutiérrez— y también dio carpetazo al sobrecoste de las obras del nuevo hospital, cifrado en 77 millones, pese a admitir que la adjudicación incumplió la normativa urbanística.

Cuervo, que también fue concejal del PSC en Barcelona, era funcionario del Instituto Catalán de la Salud (ICS) y fue cedido por este organismo al Sant Pau para colaborar en el despliegue de un campus de excelencia y dos nuevos institutos de investigación. El ICS se comprometió a pagarle el salario. Al mismo tiempo, Cuervo firmó dos contratos con el Sant Pau por los que también cobró. Según el auto en el que el juez da por concluida la investigación, el acusado cobró “simultáneamente del hospital y del ICS sin que este organismo lo supiera”. El primero de los contratos fue firmado por Varela, quien había solicitado su cesión. El fiscal asume también que el ICS resultó defraudado en esa operación.

Más información