Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las críticas del PP al ‘Diccionari’ son fruto de la ignorancia, según Palomero

Palomero ve "incomprensible" que el Consell ataque a una institución de la propia Generalitat

El vicepresidente de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), Josep Palomero, ha defendido  el "gran esfuerzo" que la institución ha desarrollado durante los últimos 12 años para sacar adelante el Diccionari Normatiu Valencià y ha calificado las críticas lanzadas por el PP como "fuegos artificiales" que demuestran "su propia ignorancia".

Palomero, militante socialista, ha considerado "desproporcionada" la reacción de algunos dirigentes del PP valenciano: "Lo desconocen absolutamente todo y han construido sobre una palabra -de las más de 93.000 que recopila el diccionario- un castillo de fuegos artificiales que les desacredita".

La polémica se desatado por la definición del valenciano en el Diccionari: "Idioma románico hablado en la Comunidad Valenciana, en Baleares, Cataluña y otros territorios de la Corona de Aragón y que también recibe el nombre de catalán". Como en otros dictámenes, la AVL asume que el valenciano y el catalán son una misma lengua, lo que ha desatado los ataques del PP.

El secretario general de los populares valencianos y consejero de Gobernación y Justicia, Serafín Castellano, opinaba este sábado pasado en un comunicado que la AVL "pierde su razón de ser" con esa definición porque "se enfrenta al sentimiento de la mayoría del pueblo valenciano". Un día después, el portavoz del PP en las Cortes, Jorge Bellver, sostenía: "Los académicos viven en un mundo y nosotros en otro, junto con la mayor parte del pueblo valenciano”. Además, aseguraba que la AVL no se creó “para alimentar tesis catalanistas que nada tienen que ver” con el Estatut “ni con la lengua del pueblo valenciano”.

Al respecto, Josep Palomero -que ha participado en la comisión del diccionario junto a Jordi Colomina, Rafael Alemany, Ramon Ferrer, Artur Ahuir y Manuel Pérez Saldanya- ha manifestado a Europa Press que es "incomprensible que un gobierno actúe con estas declaraciones en contra de un institución de la propia Generalitat", que, además "ha hecho un enorme esfuerzo al incorporar muchísimos vocablos valencianos que hasta ahora no aparecían en los diccionarios".

Las palabras de Castellano, además, "invaden competencias que no son del Consell, sino de la Acadèmia, tal y como establece su ley de creación", ha destacado.

Palomero ha subrayado que la AVL se creó para "poner paz en el falso conflicto lingüístico", lo que ha conseguido a lo largo de esta década y ahora "hay quien despierta al monstruo del Lago Ness cuando hay un horizonte electoral desfavorable, por la razón que sea".

"La AVL no está interesada en mantener el conflicto lingüístico, al contrario, actúa con la mayor eficacia y respeto, tanto a la verdad científica como al pueblo y al hablar valenciano", ha sostenido Palomero quien, ha recordado, que lo mismo que dice la definición del Diccionari se dijo ya en el dictamen sobre la lengua que la AVL aprobó en 2005.

La propia Acadèmia defendía la labor realizada con el Diccionari el pasado viernes, cuando el pleno de la entidad dio el visto bueno al texto con una amplia mayoría: 16 votos a favor, dos en contra y dos abstenciones. El presidente de la AVL, Ramon Ferrer, manifestaba entonces que se trata de "una obra largamente esperada, con la que se cierra un proceso laborioso y necesariamente dilatado en el tiempo".

La institución añadía que "la obra aborda con normalidad la realidad lingüística para superar los conflictos onomásticos" y, con ese afán, se acepta la denominación lengua valenciana como la manera tradicional de expresar respeto a su tradición onomástica, compatible con otras denominaciones" y sin que "el reconocimiento de la unidad de la lengua comporte ninguna supeditación de las variantes propias de un territorio respeto a las de otro".

"La tarea no ha sido fácil, pero el camino recorrido ha resultado positivo y se irá perfeccionando con las sugerencias de los usuarios", reconocían fuentes desde el organismo, que subrayaban que "la fecha del 31 de enero del 2014 marcará un antes y un después para todos aquellos ciudadanos que aman el signo de identidad más emotivo y potente de un pueblo".

En principio, el contenido del Diccionari se pondrá esta semana a disposición de los usuarios a través de la página web de la institución que, además, prevé celebrar mañana martes un acto de presentación.