Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Sindicatura alerta del caos en 2011 en la gestión de la Agencia de Cooperación

El organismo detecta irregularidades en las subvenciones y en el área de personal y en 2011

Irregularidades en el área de personal, descontrol en la otorgación de subvenciones (por no pagarlas o pagarlas sin justificantes de las entidades), papeles traspapelados, falta de control de la documentación, desajustes presupuestarios... son algunas de las observaciones que la Sindicatura de Cuentas ha realizado sobre los números del año 2011 de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo (ACCD). La Sindicatura ha detectado varias prácticas que muestran en el primer mandato del Gobierno de CiU descontrol en el reparto de subvenciones y en la gestión del área de personal y ha alertado de un "posible perjuicio para la tesorería de la Generalitat" en el primer caso y de "indicios de responsabilidad contable" en el segundo.

El documento del ente fiscalizador de las cuentas de la administración catalana relata como de las 160 subvenciones concedidas en 2011, por valor de 12,37 millones de euros, un total de 63 (que sumaban 7,02 millones), se concedieron de forma directa, mientras que las 97 restantes, adjudicadas por convocatoria pública, supusieron 5,34 millones. El informe también explica como las subvenciones de concesión directa (de hasta 300.000 euros), las firmó el director de la Agencia y no el presidente de la Generalitat o el consejero del que depende, en este caso Presidencia, y por lo tanto el Conseller en Cap. Ese año el cargo de director lo ocuparon David Minoves (nombrado por el Gobierno tripartito) y posteriormente, nombrado por CiU, Carles Llorens.

De las 12 millones en subvenciones, 7 se adjudicaron de forma directa y los cinco restante por concurso

El informe también se refiere a la falta de revisión de la documentación que aportaban las entidades al solicitar subvenciones (326 expedientes abiertos por valor de 46 millones en los que la agencia no había revisado la documentación entregada); o a 107 expedientes (por 16 millones) en los que los beneficiarios no habían justificado la documentación y la Agencia no la había reclamado. En otras ocasiones, la ACCD perdió expedientes (10 de 122) o de expedientes que hubo que cerrar por caducar la vigencia de la documentación.

En el capítulo de subvenciones la Sindicatura también ha detectado obligaciones reconocidas en concepto de subvenciones y transferencias corrientes “superiores al presupuesto definitivo en 830.562 euros, contrariamente a lo que establece la normativa”. Y otra irregularidad: cuatro subvenciones que sumaban 853.000 euros que la Agencia no pagó a sus beneficiarios.

En el área de personal, la mayor irregularidad detectada fue pagar complementos salariales “que no se ajustan a derecho” a dos trabajadoras; o haber fichado en abril de 2011 y sin el visto bueno del departamento de Gobernación, a cuatro personas con contrato laboral “contraviniendo” el decreto de enero que prohibió contratar para cubrir vacantes. A finales de 2011, con los recortes presupuestarios ya en marcha en la Generalitat, y un presupuesto que en un año cayó a la mitad, la Agencia presentó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para despedir a la mitad de la plantilla: afectó a 46 de sus 93 trabajadores.