Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC no muerde el anzuelo del PP

Los socialistas votan en contra de una moción, presentada por los populares, para evitar que Mas prepare la consulta

De izquierda a derecha, Núria Ventura, Marina Geli y Joan Ignasi Elena ocupan esta mañana la penúltima bancada en el Parlament. Ampliar foto
De izquierda a derecha, Núria Ventura, Marina Geli y Joan Ignasi Elena ocupan esta mañana la penúltima bancada en el Parlament.

En plena crisis interna de los socialistas catalanes por el proceso soberanista, el Parlamento catalán debatió ayer una moción del PP que reclamaba expresamente a Artur Mas “que se abstenga” de preparar el referéndum secesionista y que no destine dineros públicos a financiarlo. El PSC no mordió ese anzuelo y votó en contra, como el resto de la Cámara, a excepción de los diputados populares y los de Ciutadans (96 votos frente 26 a favor).

El posicionamiento del PSC fue calificado de “salto mortal” por el PP

Con ese posicionamiento, el PSC evitó la repetición de un nuevo episodio de fractura en el grupo parlamentario, como el ocurrido el pasado 16 de enero, cuando tres diputados críticos votaron a favor de pedir al Congreso la convocatoria de la consulta al amparo del artículo 150.2 de la Constitución. Si los socialistas hubiesen apoyado la moción del PP es muy probable que Joan Ignasi Elena, Marina Geli y Núria Ventura se hubiesen desmarcado de nuevo. El texto insta al Gobierno catalán a “cumplir las obligaciones de respetar el marco constitucional vigente asumidas en el momento de tomar posesión” y rechaza la vía del artículo 150.2, que es lo que hizo la mayoría del PSC hace una semana.

El posicionamiento de los socialistas fue calificado de “salto mortal” por el diputado del PP Sergio Santamaría, quien no se privó de hurgar en la herida del PSC y les acusó de incoherentes entre lo defendido hace una semana y ayer. “Las enmiendas que han presentado y que no aceptamos parece que las han redactado los diputados de la última fila”, dijo Santamaría, para referirse a los tres díscolos, rebajados a diputados rasos y enviados al gallinero del Parlament, además de apartados de las funciones orgánicas.

“Siempre estaré más cerca de lo que defiendan esos tres diputados que de lo que defiendan ustedes”, le replicó a Santamaría el socialista Ferran Pedret, quien poco antes había acusado a los populares de “llegar tarde y mal a la Constitución, a la que ahora se aferran, como les pasó con el divorcio o el matrimonio igualitario”.