Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación investiga la demanda de un docente por discriminación

La consejería analizará "toda la información para garantizar los derechos del profesor"

Luciano Alonso, consejero de Educación.
Luciano Alonso, consejero de Educación.

La Consejería de Educación ha iniciado una investigación sobre el caso del profesor homosexual que ha demandado por discriminación al colegio de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) en el que trabajaba. Este docente asegura en su demanda que, tras cinco años de servicio en el colegio concertado Calasancio Hijas de la Divina Pastora con un contrato de sustitución, no fue renovado debido a su orientación sexual.

La consejería ha sostenido este martes que "el plan de actuación de inspección educativa contempla la supervisión de oficio de la contratación del profesorado en los centros concertados". En el caso del docente afectado, este departamento analizará "toda la información para garantizar los derechos de este profesor".

"Aún no tenemos elementos para valorar cuáles pueden ser las causas", ha indicado Luciano Alonso, consejero de Educación. "Sí sabemos externamente que el colegio dice que no son esos los motivos", ha añadido en unas declaraciones recogidas por Europa Press. Según el consejero, sería "triste" que la discriminación por la orientación sexual fuera el desencadenante de lo sucedido. "Los que nos dedicamos a la educación debemos ser extraordinariamente respetuosos", ha insistido. "Valoramos una sociedad tolerante, abierta y libre", por lo que Alonso dice que no quiere "pensar que ese sea el motivo". En cualquier caso, ha reiterado que la Inspección está actuando para saber qué ha ocurrido.

Este caso se remonta a finales del año pasado, cuando la dirección del centro religioso, que se sostiene con fondos públicos, comunicó al profesor que no contaría más con sus servicios. El docente empezó a trabajar en el colegio en diciembre de 2008 con un contrato de relevo por jubilación parcial de otra maestra. El acuerdo finalizaba en diciembre de 2013 y otros compañeros en su misma situación —es decir, que ejercían relevos— sí fueron contratados por el centro concertado.

El docente achaca su salida del colegio a motivos discriminatorios por su orientación sexual, según la demanda presentada por Abraxas Abogados, que representa al profesor. En el escrito se apunta que "con motivo de hacerse notoria y pública su orientación sexual" la dirección del colegio le pidió que acudiera a su despacho. Allí le avisaron "de que dada su condición sexual", no podía "garantizar su continuidad".

Por su parte, los responsables del centro educativo sostienen que no hubo discriminación y que su salida se debe a que "se acabó su contrato temporal". El colegio asegura que ha "ejercido el derecho de no renovar el contrato, al considerar que el perfil pedagógico del profesor no se ajusta al proyecto educativo actual y futuro del centro".