Madrid congela las tarifas de metro y autobús después de años de escalada

Es la primera vez que se mantienen los precios del transporte público desde 1985 Las tarifas de Cercanías, dependientes del Ministerio de Fomento, suben una media del 1,9%

Un usuario introduce su billete en el torno de entrada de una estación del metro de Madrid.
Un usuario introduce su billete en el torno de entrada de una estación del metro de Madrid.CARLOS ROSILLO

Las tarifas del transporte público madrileño se mantendrán invariables durante todo este año. Así lo ha anunciado este viernes el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, tras indicar que es la primera vez que ocurre desde 1985. Los precios de abonos y billetes no subirá ni siquiera el IPC, según el presidente, que considera que "los madrileños ya han hecho muchísimos esfuerzos" y que ha llegado el momento de compensar a los ciudadanos tras años de subida de precios. En 2012, por ejemplo, se produjo el mayor incremento de los billetes en una década.

Las tarifas se aplicarán en los autobuses urbanos, el Metro y los abonos que se usan también para la red de trenes de Cercanías.La subida media de los billetes exclusivos de trenes es del 1,9%, según informa Renfe.

Las tarifas de trenes subieron desde el 1 de enero una media de menos de cinco céntimos en Cercanías. El billete sencillo de una/ dos zonas pasa de 1,60 a 1,65 euros. El Bonotren de 10 viajes pasa de 9,70 a 9,85 y el abono mensual pasa de 27,90 a 28,40.

La Comunidad de Madrid, que barajaba un incremento de precios similar al IPC en los últimos meses de 2013, ha optado finalmente por la congelación, como había pedido en la Asamblea de Madrid con una proposición no de ley el Partido Socialista de Madrid.

La última gran subida de las tarifas se produjo en 2012, con dos incrementos en el lapso de cuatro meses.En mayo se incrementaron un 11%, la mayor subida en 10 años y en septiembre subieron otro 2% de media por la revisión del IVA aprobada pro el Gobierno central. En 2012 hubo servicios que doblaron su coste, como la tarifa para llegar y salir del aeropuerto. El cambio llegó a mitad de año, después de que la entonces presidenta Esperanza Aguirre prometiera que no iba a subir el precio del servicio ese año.

En 2013, los viajeros habituales de Metro y autobús urbano fueron los penalizados por la subida. El Consorcio Regional de Transportes aprobó unas tarifas que supusieron una subida media del 4,6% para los abonos mensuales, que emplean el 67% de los usuarios. El que más subió, casi seis euros, el abono E2. El resto, entre dos y tres euros de media. A Cambio se congeló el billete sencillo (de 1,50 a 2 euros) y el de 10 viajes (12,20).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Pilar Álvarez

Es jefa de Última Hora de EL PAÍS. Ha sido la primera corresponsal de género del periódico. Está especializada en temas sociales y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en este diario. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS