Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una vía sin recorrido para evidenciar que Cataluña no puede convocar la consulta

Los partidos quieren usar la negativa del Congreso para convocar un referéndum unilateral

El Parlamento catalán vivirá hoy otra jornada clave en el mapa trazado por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, para el proceso soberanista. La Cámara votará una propuesta para pedir en el Congreso la transferencia de la competencia para convocar referendos, en virtud del artículo 150.2 de la Constitución. La votación prosperará por mayoría, con los votos favorables de Convergència i Unió, Esquerra e Iniciativa, que suman 84 de los 135 escaños del Parlament. La Candidatura d'Unitat Popular se abstendrá porque considera que Cataluña no debe pedir permiso. El PSC —a la espera de la decisión definitiva de lo que hagan sus diputados díscolos—, PP y Ciutadans votarán en contra.

Los partidos seguirán adelante con una vía a la que los propios defensores de la consulta otorgan poco recorrido. El objetivo de CiU y ERC es que se visualice la oposición del Congreso: el PP y el PSOE ya han anunciado que tumbarán cualquier intento de Cataluña para convocar un referéndum. Los partidos soberanistas confían en usar el rechazo como argumento para justificar el siguiente paso: convocar una consulta de forma unilateral.

La votación de hoy, clave para esta estrategia, llegará en un clima enrarecido. El desmarque de la CUP no ha sentado nada bien en el Gobierno catalán, que ve en la abstención de esos tres diputados una piedra en el camino que habían marcado. El consejero de Presidencia, Francesc Homs, consideró ayer que el partido independentista tiene "una posición muy egoísta e insolidaria" porque lo que conviene ahora, según el portavoz "es hacer las cosas juntos". Homs aseguró que en la reunión de diciembre en la que se pactaron las preguntas de la consulta ciudadana, la CUP aceptó la vía para debatirla en el Congreso. El partido lo negó en un comunicado, en el que acusó al consejero de "mentir". El diputado de la CUP David Fernández criticó en Rac1 las reacciones recibidas por su posición: "Los partidos conocían nuestra abstención. Quién diga que está sorprendido, hace trampa".