El PNV se siente “decepcionado” por el transcurso de la manifestación de Bilbao

Ortuzar exige a la izquierda 'abertzale' que haga un ejercicio de pedagogía entre sus bases El dirigente reclama al Gobierno central un cambio en la política penitenciaria

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en San Sebastián.
El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en San Sebastián.JAVIER HERNÁNDEZ

El PNV se siente "decepcionado" por el transcurso de la manifestación que el sábado recorrió las calles de Bilbao. La marcha, que congregó a más de 100.000 personas, fue convocada por los nacionalistas y Sortu bajo el lema Derechos humanos, acuerdo y paz. Entre ambas formaciones se pactó además que se celebrase en silencio, una máxima que no se cumplió entre gritos de simpatizantes abertzales a favor de los presos de ETA. "No me sentí incómodo, ni dolido, pero sí decepcionado", ha asegurado esta mañana el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, preguntado por los periodistas.

El dirigente nacionalista, que ha ofrecido una rueda de prensa previa a la reunión de la ejecutiva del PNV en San Sebastián, ha destacado que su formación "cumplió su palabra". "Es la izquierda abertzale la que tiene que explicarnos por qué no fue así", ha añadido, en referencia a los gritos, "si es que no supo o no pudo contener a una parte de su base". Ortuzar ha insistido en varias ocasiones en que "una de las tareas más importantes que tiene que hacer la izquierda abertzale para que ese futuro prometedor que ahora ve sea verdad, es hacer mucha, mucha, mucha pedagogía en sus bases para los que el otro día gritaban, la próxima vez que se diga que una manifestación es silenciosa, vayan en silencio".

Ortuzar ha destacado la "responsabilidad" del PNV, primero en convocar la manifestación, porque, según el dirigente, que más de 100.000 personas tuvieran la intención de participar en unos actos prohibidos por la justicia podía desembocar en "una batalla campal", además de que con su decisión se posibilitó el ejercicio de un derecho fundamental, y segundo por la actitud de la formación en el transcurso de la marcha. Para la formación muchos de los simpatizantes de la izquierda abertzale que participaron en la manifestación "ni se han leído los estatutos de Sortu, ni el comunicado de los presos, ni el que [los exreclusos] leyeron en Durango".

Ortuzar además ha querido subrayar que la manifestación no abre "una etapa nueva", en referencia a las declaraciones posteriores de Sortu que animaron al PNV a que el acto conjunto entre ambas formaciones no fuera "flor de un día". "Fue una respuesta excepcional, motivada por una situación excepcional", ha ahondado Ortuzar, que ha ha destacado que su formación no estará en "ningún frente político, ni con los unos, ni con los otros.

El dirigente peneuvista ha asegurado además que tras la vorágine de reacciones tras la celebración de la manifestación ha tildado de "injusticia suprema" las criticas recibidas por el presidente del PP de Bizkaia, Antón Damborenea, que aseguró que el PNV "nunca" ha ido a manifestaciones con las víctimas del terrorismo. "Seguramente yo he estado en más manifestaciones contra el terrorismo que el señor Damborenea", ha subrayado Ortuzar, que no ha dudado en calificar las palabras del dirigente del PP de "infamias".

El presidente del PNV, que acaba de cumplir un año al frente de la formación ha ofrecido un breve balance de 2013, en el que en materia de paz y convivencia se ha marcado como objetivo que en el plazo de seis meses se produzca el desarme de ETA, el Gobierno central cambie su política penitenciaria, la puesta en marcha del plan de paz del Gobierno vasco y la reanudación de la Ponencia de Paz en el Parlamento autonómico.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ortuzar ha exigido al presidente Mariano Rajoy un "giro de 180 grados en las políticas de Interior", además de denunciar "la torpeza palmaria" del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Para el PNV el "inmovilismo" del Gobierno central no hace más que "obstaculizar" la consolidación de la paz y la convivencia en Euskadi, y aunque haya advertido al presidente de España que si no cambia su estrategia tendrá al PNV enfrente, también ha tendido la mano a Rajoy. "Ofrecemos nuevamente al Gobierno y al PP nuestra disposición a hablar y a ayudar en este proceso".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS