Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Localizados los cuerpos de los tripulantes del ultraligero desaparecido

El aparato y sus dos ocupantes desaparecieron el 22 diciembre tras despegar del aeródromo de Pals

La Guardia Civil rastrea la zona donde se encuentran los restos de la nave.
La Guardia Civil rastrea la zona donde se encuentran los restos de la nave. EFE

Los efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (Geas) de la Guardia Civil y Mossos d’Esquadra han localizado a primera hora de esta tarde los cuerpos de los dos ocupantes del ultraligero desaparecido el pasado día 22. El ROV, robot submarino que se ha utilizado para su búsqueda, ha conseguido apartar los paracaídas que envolvían la aeronave y mandar imágenes del interior de la cabina. 

Sobre las diez de la mañana, cuando se ha levantado la niebla, Guardia Civil y mossos han salido con el barco Bon Pigall de la Fundación Argo Maris para sumergirse de nuevo a una milla de Cap Norfeu en Roses (Cap de Creus) y a unos 87 metros de profundidad, donde ayer tarde localizaron al menos parte del aeroplano. La visibilidad era tan mala, que sólo pudieron confirmar la presencia de parte de la cola, un ala, y los dos paracaídas abiertos.

Esta mañana, tras más de cuatro horas de trabajo, ha aparecido la cabina y en su interior los cuerpos de la instructora, Joana Romo, de 48 años y vecina de Torroella, y de Antonio Marcos Nadal de Anzizu, de 44 años, vecino de Barcelona y quien también era piloto titulado.

Mañana, ocho especialistas del Grupo de Buceo Técnico a Gran Profundidad del Geas de la Guardia Civil llegados de Madrid, Huesca, Valladolid y l’Estartit (Girona) planificarán y llevarán acabo las delicadas labores de recuperación de los cuerpos y del ultraligero. Según establece el protocolo europeo de la policía judicial subacuática, a no ser que no sea factible, los efectivos deberían recuperar todo el elemento donde se encuentren los cuerpos, es decir, también debería reflotarse el ultraligero.

En total se están desplazando hasta Roses seis agentes de Madrid, dos de gran profundidad, dos de apoyo y dos camaristas, ya que también viaja a Roses la cámara hiperbárica móvil, por si fuera necesario utilizarla, debido a la complicación de esta actuación. También trabajarán en la recuperación de los cuerpos un ROV (robot de exploración) de los Geas y tres buzos más especializados de Huesca, dos de Valladolid y uno de l’Estartit.

El Grupo de Buceo Técnico a Gran Profundidad del Geas, se creó en 2010, cuenta con 12 efectivos y está capacitado para descender a 100 metros de profundidad. Esta práctica, muy delicada, necesita para ello botellas que contengan una mezcla de tres gases: Oxígeno, Nitrógeno y Helio. Esta mezcla les permite estar 15 minutos en grandes fondos.

Más información