Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament avanza su primera sesión del año para votar sobre la consulta

El pleno de la Cámara catalana se reunirá el próximo día 16 para pedir al Congreso que ceda la competencia para convocar referendos

El periodo de sesiones del Parlamento catalán empezará este 2014 antes de lo previsto: los diputados se reunirán en el pleno el próximo día 16 para hacer un monográfico sobre la consulta soberanista. El referéndum, fijado para el 9 de noviembre de este año, marcará el año político en Cataluña y los partidos que lo promueven (Convergència i Unió, Esquerra, Iniciativa y la Candidatura d'Unitat Popular) quieren aprobar cuanto antes la vía para pedir permiso al Congreso: acogerse al artículo 150.2 de la Constitución para reclamar la cesión de la competencia estatal para organizar referendos. 

Estos cuatro grupos han pedido avanzar el primer pleno del año, que estaba previsto para dos semanas más tarde, el 29 de enero, y han utilizado su mayoría en la Mesa del Parlament para aprobarlo. La sesión, sin embargo, no será como las habituales, que empiezan en miércoles y acaban habitualmente el jueves por la tarde. El debate sobre la consulta solo ocupará unas dos horas, por lo que el pleno se ha convocado en jueves y a las once de la mañana. 

Los partidos contrarios al acuerdo sobre la consulta, PSC, PP y Ciutadans, han lamentado que los cuatro grupos hayan pactado un pleno extraordinario para hablar de la consulta y no sean capaces de acordar sesiones extraordinarias sobre reactivación económica. 

La votación puede acarrear una nueva crisis en los socialistas catalanes. La dirección, comandada por Pere Navarro, está convencida de que todos los diputados votarán en contra de pedir la consulta en el Congreso. Sin embargo, son varios los dirigentes críticos que han mostrado su disconformidad con la posición oficial. Hasta cinco diputados, como ya ocurrió en enero de 2013 con motivo de la declaración de soberanía, pueden desmarcarse de la línea fijada por Navarro. El líder socialista considera, pase lo que pase en la votación, que la consulta tendrá un recorrido "vida ínfima" en el Congreso.